Se necesita dinamitar la roca caída en la vía Alóag-…
Policía evitó un suicidio en puente de Portoviejo
Sicarios asesinaron a cuatro personas en una hosterí…
El recorrido ‘Cuidado a los heridos de la Bata…
Niña cayó a un pozo y una vivienda se incendió en Quito
ATM anuncia cierres viales en Guayaquil por desfiles…
7 fiestas clandestinas y 51 locales clausurados en Quito
Policía pide equilibrio en proyecto de Ley sobre uso…

El prefecto de Azuay criticó la minería en su posesión

El prefecto del Azuay, Paúl Carrasco, realizó hoy, 15 de mayo, su posesión simbólica acompañado de la viceprefecta Cecilia Alvarado. Foto: Xavier Caivinagua / EL COMERCIO

El prefecto del Azuay, Paúl Carrasco, realizó hoy, 15 de mayo, su posesión simbólica acompañado de la viceprefecta Cecilia Alvarado. Foto: Xavier Caivinagua / EL COMERCIO

El reelecto prefecto de Azuay, Paúl Carrasco y la viceprefecta, María Cecilia Alvarado, se posesionaron la mañana de este jueves 15 de mayo del 2014, en un acto público en el parque de San Blas, en el centro de la capital azuaya. Le acompañaron unas 2 000 personas entre familiares, colaboradores, simpatizantes, amigos, autoridades, exasambleístas…

Hubo un sol intenso que por ciertos momentos incomodó a los asistentes. Cinco campesinos, indígenas y mestizos tomaron el juramento al binomio en medio de los aplausos y de frases de respaldo a Carrasco y Alvarado, de la alianza Participa-Ruptura-Igualdad.

La Viceprefecta presentó el telón de tres metros por tres con la primera letra de Azuay tejida por artesanas de la provincia. Según ella, esto simboliza el inicio de un trabajo participativo con la gente para consolidar el desarrollo de la provincia. La palabra completa estará lista al cumplir los cinco años de esta administración, dijo Alvarado.

El discurso de Carrasco demoró casi una hora y habló de los derechos y libertades que tienen los azuayos y ecuatorianos para pensar y hablar como parte de la libertad de expresión. También del respeto a las ideologías y a organizarse como movimiento o partido político.

Fue duro y tajante al referirse a la minería a gran escala y se autoconsideró un defensor de la naturaleza hasta la muerte. “Estoy convencido de que el agua por ser fuente de vida está primero, antes que el oro”, insistió para referirse a los dos proyectos mineros de interés nacional que están en territorio azuayo y que defiende este Gobierno.