Alcalde de Río de Janeiro dice que la vacunación ya …
Hombre que arrolló con auto a dos mujeres se entrega…
Geofísico contabiliza 194 temblores en enjambre de s…
Kim promete esfuerzos ante ‘serias dificultade…
¿Empezó la vacunación contra covid-19, para sectores…
Dos niños murieron ahogados al caer en un tanque res…
Gobierno colombiano modifica ley para que bloqueos n…
Países Bajos relaja mayoría restricciones, incluidas…

Construcciones irregulares en Riobamba quedaron vulnerables tras las últimas lluvias del martes pasado

Este jueves 4 de marzo del 2021 se realizó las tareas de limpieza en el sector del aluvión en Riobamba. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

Este jueves 4 de marzo del 2021 se realizó las tareas de limpieza en el sector del aluvión en Riobamba. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

Este jueves 4 de marzo del 2021 se realizó las tareas de limpieza en el sector del aluvión en Riobamba. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

El fuerte aluvión, que ocurrió la tarde del martes 2 de marzo del 2021, afectó dos viviendas y dejó inundadas decenas de casas en Riobamba (Chimborazo). El material que descendió provino de las quebradas del cerro de Cunduana, en Licán.

Cerca a la quebrada y sus ramificaciones hay 55 viviendas. Jorge Hidalgo, director de Riesgos del Municipio, dice que están en un alto riesgo debido a que sus casas están construidas irregularmente en espacios con rellenos antitécnicos.

“Antes la quebrada tenía un área de amortiguamiento de 10 metros, ahora está reducida a menos de dos. La gente rellenó la quebrada para ganar espacio para la agricultura y la construcción y todo ese material es arrastrado por la fuerza del agua”, dice Hidalgo.

Según un estudio realizado por esa dependencia municipal, las construcciones informales y la intervención humana en la montaña causaron el deslizamiento de material hasta la zona urbana de Riobamba. “La recuperación integral de la quebrada tiene que hacerse de forma urgente. Duraría al menos 18 meses”, explica Hidalgo.

En la parte baja del cerro está el barrio Vida Nueva. Allí hay unas 250 viviendas, de ellas unas 20 están cerca a la quebrada, y algunas ya presentaron daños estructurales y cuarteaduras.

“La quebrada teníamos compactada con champas y resistía la creciente. Los daños empezaron cuando ese relleno se retiró”, dice Jacqueline Cantos, moradora del barrio.

Según las autoridades, esos rellenos hechos irregularmente ponen en peligro a las familias. “Si nuevamente hay una lluvia fuerte todo este material será arrastrado y debido que no se puede contener la fuerza del agua, podría arrastrar a todas las viviendas”, explica Diego López, teniente político de Licán.

Además de la remediación ambiental en la quebrada, el Municipio tiene otro plan para mitigar los daños por la acumulación de la lluvia. Los técnicos ya trabajan en el financiamiento de un nuevo colector de lluvia para aliviar la carga del alcantarillado.

Los moradores ahora temen que las precipitaciones continúen tan intensas como en los últimos tres días. Un nuevo colapso de la quebrada volvería a inundar al menos nueve barrios.

Según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) la tendencia climatológica podría extenderse hasta mediados de marzo. “El cielo estará menos nublado en el callejón interandino, pero en las tardes y noches las precipitaciones continuarán. A partir del próximo lunes nuevamente habrá nubosidad”, indicó Javier Macas, técnico del Inamhi.

Esa entidad registró lluvias que sobrepasaron la cantidad esperada para la época en Milagro, Esmeraldas, Quito y Riobamba. En Milagro se reportaron 115,5 mililitros de lluvia, cuando se esperaban 99,5. En Carchi se registraron 130,2 mililitros, cuando el promedio usual para febrero era de 83. En Riobamba se registraron 54,5 mililitros de lluvia, cuando el promedio usual era de 43,6.