Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 23 de junio del 2021
En Tulcán, norte de Ecuador, se implementan restricc…
Slendy Cifuentes: ‘Logramos que el agresor de Johann…
Tres causas del mayor desempleo en Ecuador, según ex…
Fabrizio Célleri: ‘La ropa vende sensaciones y estímulos’
La Conaie se alista para elegir nuevo Presidente y d…
El temor al contagio pesa en la decisión de regresar…
Arranca el juicio al primer acusado bajo ley segurid…

Docentes tienen una opción de ganar experiencia en el exterior

Ginna Buestán habla en inglés con padres de familia, otros colegas y autoridades. Foto: Archivo particula

Ginna Buestán habla en inglés con padres de familia, otros colegas y autoridades. Foto: Archivo particula

Ginna Buestán habla en inglés con padres de familia, otros colegas y autoridades. Foto: Archivo particula

Mientras hablaba en español, sus estudiantes estadou­nidenses de primer año parecían no entender, cuenta el docente ecuatoriano Carlos Baquerizo. Un día, él y otra colega latina charlaban, también en español, sobre lo difícil que debía ser para los niños este idioma. “Esto es fácil”, dijo de pronto una alumna.

La respuesta sorprendió al maestro, quien está a cargo de asignaturas básicas en español, en una escuela pública en Carolina del Norte, EE.UU. Y lo animó para seguir contándoles historias sobre Ecuador.

El maestro va por su tercer año en ese país, en donde dicta clases presenciales y también virtuales, ya que un grupo de alumnos aún no asiste a la escuela por el peligro de contagio de covid-19.

Al igual que otros 90 docentes ecuatorianos, Carlos accedió a Participate Learning, un programa global de educación. Su trabajo consiste en enseñar español a niños esta­dounidenses y compartirles algo de la cultura ecuatoriana.

La organización abrió este mes su proceso de reclutamiento para que maestros ecuatorianos, que cumplan con ciertos requisitos, sean parte del año escolar, que empezará a finales de agosto del 2021. Podrían permanecer en Estados Unidos por períodos de tres a cinco años.

Desde hace 33 años, el programa lleva a profesores de todo el mundo a Estados Unidos, con el objetivo de formar ciudadanos globales, señaló Ronald Ramírez, coordinador de reclutamiento. Solo el 20% de los estadounidenses viaja -dice- por lo que buscan que sus alumnos aprendan de una cultura diferente a la suya.

El programa es para docentes de preescolar y primaria, que deberán enseñar matemáticas, ciencias, sociales y lenguaje, pero 100% en español. Lo hacen en 432 escuelas públicas de Carolina del Norte Carolina del Sur y Virginia.

Los maestros pueden ganar salarios de entre USD 35 000 y 55 000 al año. Además, reciben capacitación continua en herramientas pedagógicas y pueden acceder a estudios de posgrado gracias a convenios.

Antes de salir de Guayaquil, Abigaíl Briones buscaba una maestría. Los costos en Ecuador eran muy altos, recuerda. Pero tras resultar elegida para el programa y trasladarse a Estados Unidos pudo empezar una de Enseñanza de inglés, dirigida a estudiantes que hablen otros idiomas.

Sus alumnos estadounidenses de tercer grado reciben sus clases 100% en español, pasando un día. Ellos aprenden las mismas asignaturas en ambos idiomas. “Las clases no se cortan ni se repiten; la profesora de inglés continúa hacia adelante, desde donde yo me quedé el día anterior”.

Al volver al país -cuenta- espera aplicar lo aprendido en Estados Unidos. Menciona, por ejemplo, que allá dividen a los niños de un salón en tres grupos, y los docentes focalizan su enseñanza en las necesidades particulares de cada uno. “La educación es individualizada. Eso me ha impactado y quisiera hacerlo en Ecuador, porque cada niño aprende a ritmos diferentes”.

Aunque los docentes dan clases en español, es necesario que dominen el inglés, recuerda el coordinador de reclutamiento del programa. Para acceder pasan por dos entrevistas en el segundo idioma y, además, dan una clase demostrativa.

Al igual que Carlos y Abigaíl, Ginna Buestán asegura que ha mejorado su inglés. Su comprensión y fluidez -anota- se perfeccionaron. Ella se encuentra en su tercer año como maestra de niños estadounidenses.

Aunque con los estudiantes habla solo en español, con sus compañeros docentes, autoridades y padres de familia se comunica en inglés. De su clase de 20 pequeños, solo cuatro son hijos de padres hispanos que hablan su mismo idioma. Por eso considera que la ex­periencia les dejará importantes aprendizajes.

Ecuador es el país latinoamericano con peor dominio del inglés, según el estudio English Proficiency Index, cuyos resultados se difundieron este mes. Entre 19 naciones de la región, Ecuador se ubicó en el último puesto.

Además, a escala mundial se ubicó en el puesto 93 de 100, en un rango denominado muy bajo, con 411 puntos. Es el único país latino en estar entre los 10 con peor dominio del idioma.

Frente a eso, el Ministerio de Educación busca estrategias para cambiar esos datos. Una de ellas es el programa Ecuador Habla Inglés, que se aplicará en 13 provincias, con capacitaciones para 700 docentes de escuelas y colegios fiscales. El proyecto, auspiciado por el Gobierno de Estados Unidos, empezó en dos provincias en junio de este año.

Es fundamental, dijo la ministra de Educación, Monserrat Creamer, que el maestro fortalezca habilidades pedagógicas y la enseñanza del idioma en cuatro competencias: comprensión escrita, lectora y auditiva y expresión oral.

Hasta este noviembre se han beneficiado 212 docentes de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas, con una metodología 100% virtual en el contexto de la pandemia. Los profesores de inglés, de contrato o nombramiento, alcanzaron niveles A1, A2 o B1 en la evaluación de desempeño del Ineval, de acuerdo con el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas.

No olvide que

Ingrese, regístrese en www.participatelearning.com y espere, hasta una semana, por una invitación en la que le agendan una cita.

Un título de educación, al menos dos años de experiencia como docente y laborar en un centro educativo al postular son requisitos.

Un buen nivel de inglés es necesario para pasar el proceso de postulación y entrevistas, etc. Aunque dictará clases en español.

Licencia de conducir vigente es indispensable, necesitará alquilar un vehículo para trasladarse a la escuela, en donde laborará.

El costo de la visa corre por su cuenta. El programa brinda soporte para la obtención del documento. Si es casado y tiene hijos podrá viajar con su familia.

USD 3 000 debería tener de ahorros. No recibe salario en los primeros 22 días de estancia en el país. El programa hace préstamos.