ECU 911 reporta caída de ceniza del volcán Cotopaxi …
Tres escenarios ante disputa en el Cpccs
301 de 5 380 negocios turísticos de Quito poseen el …
Resumen de la jornada noticiosa de este 25 de noviem…
Entre marchas y gritos se exige eliminar la violenci…
El pregón de las fiestas de Quito se vivió con pasil…
Paraguay enfrenta repunte de casos y fallecidos por covid-19
Organismos desclasifican documentos gubernamentales …

Detenido en Uganda principal sospechoso de genocidio en Ruanda

Kampala, DPA

Uno de los presuntos responsables del genocidio en Ruanda de 1994 fue detenido en la capital de Uganda, Kampala, informó hoy un funcionario del Ejército.

El portavoz militar Felix Kulayige dijo a dpa que Idelphonse Nizeymana, ex jefe de los servicios secretos ruandeses, contra el que pesa una orden de búsqueda y captura del Tribunal Penal Internacional para Rwanda (ICTR en sus siglas en inglés) de Naciones Unidas, fue arrestado con documentación falsificada cuando se dirigía del Congo a la capital keniana Nairobi.

Por lo visto ya había sido detenido el domingo y trasladado a Tanzania, aseguró hoy un portavoz del gobierno ugandés. En la ciudad tanzana de Arusha se encuentra la sede del ICTR que lleva los casos de crímenes de guerra.

Desde hace 15 años a Nizeyimana se le acusa de organizar el asesinato de miles de miembros de la tribu tutsi, entre ellos también el rey Rosali Gicanda. Presuntamente ordenó y supervisó en al menos un caso directamente las masacres.

Durante el genocidio en el año 1994 las milicias radicales hutu asesinaron en sólo 100 días a 800 000 miembros de la minoría tutsi y también a hutus moderados. Tras la caída del régimen hutu a manos del Frente Patriótico Ruandés del actual presidente de Ruanda muchos de los autores de la masacre huyeron a la vecina Zaire (hoy la República Democrática del Congo).

En Congo Oriental todavía aún están activas milicias hutu que siembran el terror entre la población. El Tribunal buscaba hasta la captura de Nizeyimana a 12 criminales de guerra, que están fugados de la justicia. El ICTR, que tenía previsto terminar su trabajo el año pasado, tiene abiertas numerosas causas contra los responsables del genocidio.