Un bus rodó sin control y cayó a una cuneta en Manabí
Natalia Ojeda y su hija Sabina fueron localizadas con vida
Lluvia y neblina en Quito dificultan la visibilidad …
Desaceleración en las exportaciones ecuatorianas par…
María Josefa Coronel renuncia a la Judicatura del Gu…
Empresas de telecomunicaciones denunciaron actos de …
Protestas sociales y bloqueos de carreteras afectan …
Estos barrios de Quito no tendrán agua el 27 de ener…

‘La decisión más difícil’, una triste vida de dos hermanas

El Mercurio de Chile.  GDA

Nick Cassavetes ha dirigido seis películas  y todavía no acierta al blanco. No le será fácil, pese a que la proximidad con la industria le viene por sus padres –el director John Cassavetes y la actriz Gena Rowlands– y porque ha sido actor secundario.

‘My sister's keeper’
Direc.:  Nick Cassavetes
Para quienes disfrutan llorando con las historias sobre tragedia familiar

‘La decisión más difícil’ es un temible drama familiar cuyo epicentro es el cáncer de Kate (Sofia Vassilieva), la hija mayor de Sara (Cameron Diaz) y Brian Fitzgerald (Jason Patric).
Los pivotes del cine de Cassavetes giran en torno a la enfermedad, la familia y el amor, pero extremos. Las enfermedades son terminales, la muerte de un familiar es un peligro y el amor es ciego e irracional.

Cassavetes no tiene límites para lograr sus objetivos catárticos, porque no solo está el demoledor cáncer de Kate, quien soporta su calvario; también es el drama de Anna (Abigail Breslin), su hermana menor, que fue diseñada in vitro por sus padres, para que tuviera cromosomas compatibles y fuera la donante de Kate.

Pero el director nunca está satisfecho con el sufrimiento que desprende la historia, y su máxima podría ser la siguiente: todo puede ser peor.

En el drama principal y en los alrededores, donde el personaje de una jueza no basta, es necesario agregarle un dato: perdió a su hija adolescente en un accidente, la atropelló un borracho. Y un abogado experto no es suficiente, es mejor que sea además epiléptico.
Para el director, un personaje enfermo siempre será mucho mejor que uno bueno y lozano, porque el mejor escenario de Nick Cassavetes es un páramo de llanto y padecimiento.