La segunda dosis de AstraZeneca se debe colocar desp…
Recién casada falleció en medio de su noche de bodas
Policía detuvo a sospechoso por presunto delito de p…
Detectan una nueva variante del coronavirus nunca an…
España pone fin al uso obligatorio de la mascarilla …
Asociación denuncia el asesinato de una joven trans …
Honduras se convierte en el tercer país del mundo en…
Al menos 1 muerto al derrumbarse un edificio de depa…

Una biblioteca móvil con 4 mil libros recorrerá los barrios de Quito

Uno de los niños de la fundación lee en el interior de la Biblioteca Margarita Granja. Cortesía: Wilson Merino

Uno de los niños de la fundación lee en el interior de la Biblioteca Margarita Granja. Cortesía: Wilson Merino

La combi de la Fundación Cecilia Rivadeneira se convertirá en una biblioteca móvil que recorrerá la ciudad. Cortesía Wilson Merino

Atucucho será la primera parada de la biblioteca móvil creada por la Fundación Cecilia Rivadeneira. La combi, con cuatro mil libros de literatura infantil, estará desde las 09:00, del 6 de marzo del 2021, recorriendo las calles de este barrio ubicado al norte de Quito.

La biblioteca móvil tiene dos objetivos: visitar los barrios de la ciudad para promover la lectura in situ, con el apoyo de voluntarios y manteniendo las medidas de bioseguridad, y estimular el gusto por los libros, a través de donaciones.

Wilson Merino, creador de la fundación, cuenta que hace un año, con apoyo de la empresa privada y recursos propios, abrieron la biblioteca Margarita Granja. El nombre de este espacio fue puesto en honor a la voluntaria asesinada en los exteriores de un centro comercial de la ciudad.

En la actualidad, la biblioteca cuenta con un repositorio de 4 mil libros entre novelas y cuentos. Estas publicaciones son las que llegarán a los barrios de Quito, en la combi de la fundación, un vehículo que durante años ha servido para trasladar a los niños hacia la Escuela Granja.

Uno de los niños de la fundación lee en el interior de la Biblioteca Margarita Granja. Cortesía: Wilson Merino

Merino sostiene que el hábito lector viene de los estímulos que generan los padres y maestros, pero también puede originarse desde el trabajo de voluntarios y organizaciones sociales. “Nosotros queremos acompañar a los niños y niñas de los barrios de Quito en estos momentos difíciles haciendo algo que nos encanta, que es promover la lectura. Creemos que es otra forma de ayudar a recomponer el tejido social”.

Las fechas y barrios que visitará la biblioteca móvil serán anunciados en las redes sociales de la fundación. Asimismo, las personas que deseen donar libros para apoyar al proyecto pueden hacerlo a través de esas cuentas.

Merino añade que lo importante es que las personas no donen lo que les sobra, sino que elijan alguno de sus libros más queridos y lo compartan. De esta forma -asegura- aquella historia podrá impactar en otros niños y niñas de la capital.