7 de enero de 2019 00:00

Crédito para vivienda, el que menos creció

Durante el 2018 se realizaron varias ferias de vivienda en Quito y Guayaquil, para impulsar la compra de casas. Foto: archivo / EL COMERCIO

Durante el 2018 se realizaron varias ferias de vivienda en Quito y Guayaquil, para impulsar la compra de casas. Foto: archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 11
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Negocios
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Durante el 2018, el crecimiento del crédito en la banca privada perdió ritmo, especialmente en el destinado para el sector de la vivienda.

Según Julio José Prado, presidente de la Asociación de Bancos Privados (Asobanca), el escenario de ralentización de los préstamos se podría ver también durante el 2019.

“Los datos muestran que hemos entrado en una nueva etapa del ciclo económico. Con menos liquidez en la economía hay menos crecimiento de los depósitos y por ende eso impactará el crédito”, explica.

Los datos oficiales del desempeño de la banca privada hasta diciembre todavía no se publican, pero desde Asobanca se calcula que el crecimiento de la cartera de las entidades ese mes fue de 11%, en comparación con diciembre del 2017.

En noviembre, la cartera bruta de créditos se ubicó en USD 27 170 millones, con un alza de 11,6% en relación con igual mes del 2017. Eso contrasta con lo que sucedió entre enero y mayo, cuando la cartera tuvo un crecimiento superior al 20%, en comparación con igual período del 2017.

Los desembolsos para el sector de la vivienda tuvieron un ritmo menor de crecimiento. Los créditos hasta noviembre alcanzaron los USD 2 217 millones, lo que representa un 2,8% adicional respecto al mismo mes del 2017.

Silverio Durán, presidente de la Cámara de la Industria de la Construcción (Camicon), considera que un mercado laboral estancado incide en que el sector inmobiliario no logre reactivarse a pesar de que se derogó la Ley de Plusvalía.

“Sin un trabajo estable, con la incertidumbre de no saber si se van a seguir recortando puestos en el sector público, las personas no se animan a comprar una casa”, señala Durán.

Al representante gremial le preocupa que el Gobierno no haya definido aún los detalles de los mecanismos anunciados el 2018 para impulsar al sector.

Entre ellos, la colocación de créditos por parte de entidades financieras privadas para casas de hasta USD 90 000, al 4,99% de interés, que debía aplicarse en diciembre. Eso aún no se concreta.

En el panorama general de los créditos, el que más creció fue el de consumo. En noviembre, la cartera de préstamos aumentó un 17,6% frente al 2017.

Prado acota que una parte de este incremento obedece a que los negocios medianos y pequeños buscan este tipo de financiamiento, como una alternativa más fácil de conseguir liquidez, en relación con el crédito productivo y comercial.

Ese dinamismo se dio a pesar de que el consumo tiene tasas de interés más altas. “El crédito productivo demanda más requisitos, es un poco más complejo otorgarlo”.

Las tasas para el consumo están en 16% en promedio, mientras que las del crédito productivo y comercial se ubican entre el 7% y 9%, en promedio.

Prado destaca el dinamismo del segmento de microcrédito en el 2018. En Banco del Pacífico, por ejemplo, en noviembre, los desembolsos en este producto financiero subieron cuatro veces más que lo otorgado en el mismo mes del 2017.

Para Sonia Zurita, docente de Espae Business School, el buen desempeño de la banca de inicios del 2018 tuvo que ver con el cambio de Gobierno que inyectó más confianza en la economía, lo cual se empezó a reflejar en mayores colocaciones de créditos.

Pero el panorama cambió en el segundo semestre, cuando el Gobierno tuvo problemas para conseguir financiamiento. Con menor liquidez en la economía, la banca comenzó a ser más cauta en el otorgamiento de préstamos.

Zurita explica que una de las estrategias que podría emprender la banca para atraer más depósitos y que no se contraiga el crédito en este año es el aumento de las tasas pasivas; es decir, la tasa que paga el banco al cliente por sus ahorros.

Asobanca espera que este año el Gobierno concrete un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), mediante el cual se obtendrían recursos a tasas de interés más bajas que el mercado de bonos.

Otro de los mecanismos que ayudarían a impulsar el crédito, según el vocero de Asobanca, es lograr atraer más inversión extranjera para el país.

El Ejecutivo tiene previsto alcanzar una meta de USD 10 300 millones en nuevas inversiones, hasta el 2021, según el Ministerio de Comercio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (6)