Miami tendrá su propia criptomoneda, el ‘Miami…
Cuatro heridos al virarse una lancha en la que viaja…
Yunda presidió sesión por el 2 de Agosto; Guarderas …
Presidente del Parlamento libio rechaza la candidatu…
Guayaquil acelera la vacunación y reporta estabilida…
CNE inició proceso de cancelación de ocho organizaci…
Maestros y estudiantes bloquearon acceso al Puente d…
En Huaquillas piden la reapertura del comercio binac…

Chats revelaron cómo una mafia evadía los controles policiales para trasladar 1,3 toneladas de droga en Quito

Imagen referencial. En los celulares las autoridades encontraron mensajes de advertencias y más pistas sobre el recorrido que debían realizar los detenidos. Foto: Pixabay

Imagen referencial. En los celulares las autoridades encontraron mensajes de advertencias y más pistas sobre el recorrido que debían realizar los detenidos. Foto: Pixabay

Imagen referencial. En los celulares las autoridades encontraron mensajes de advertencias y más pistas sobre el recorrido que debían realizar los ahora detenidos. Foto: Pixabay

“Detente, adelante están los verdes (policías)”. “Hay un control, estaciónate”. Estos mensajes fueron encontrados en el interior de un celular que fue confiscado en una operación contra el narcotráfico. De hecho, se trata de la incautación más grande ocurrida en Quito, en el 2020. El pasado 21 de julio, la Policía aprehendió 1,3 toneladas de marihuana oculta dentro de un tráiler.

El conductor del vehículo fue arrestado y junto con él quedaron presas tres personas más: el dueño de tráiler, el chofer de una camioneta y el conductor de una moto. Estos dos últimos fueron quienes, según la investigación, se encargaban de dar seguridad a la carga que iba en el camión. Avanzaban a más velocidad que el vehículo de carga pesada. Iban con dos o tres kilómetros de ventaja y se encargaban de observar que no existiera presencia policial en las carreteras. Cuando notaban algo inusual o un control advertían al conductor del tráiler.

En sus celulares se encontraron más mensajes de advertencias y más pistas sobre el recorrido que debían realizar.

“Más adelante hay un peaje, pasa tranquilo”. “Todo en orden”. “Espera, hay más verdes”. “Vamos a pararnos unas horas”. Mencionaban el color verde para referirse a los uniformados. En el expediente de este caso también consta cómo, a través de mensajes, se verificaban las rutas.

La carga con marihuana salió desde Tulcán el 20 de julio del 2020. Cruzó los controles policiales de San Gabriel, en Carchi, y de Mascarilla, en Imbabura. Al llegar al peaje de Oyacoto, en Quito, los agentes Antinarcóticos montaron un control y allí los detuvieron.

Los agentes recibieron, días antes, información de que un vehículo iba a pasar con droga y que tenía como destino Perú. Allí la carga sería entregada a otra banda que la llevaría hasta Chile en donde cada bloque de marihuana sería vendido cinco veces más el valor con el que se comercializa en Quito. En total, en un doble fondo del camión, justo en la zona del cabezal, se hallaron 1 391 bloques de droga. Cada uno tiene un valor de USD 500 en el mercado ecuatoriano y 2 500 en Chile.

En los teléfonos incautados, los miembros de la organización también tomaron fotografías de los paquetes de marihuana abiertos. Incluso hicieron varias tomas para mostrar un logotipo de la droga.

Otro detalle que halló la Policía en los celulares fueron los selfies que se hicieron los propios involucrados, por lo que ellos no pudieron aducir que los celulares pertenecían a otras personas.

Con base en todos estos elementos, el Tribunal de Garantías Penales de Pichincha inició la audiencia de juzgamiento en contra de los cuatro involucrados el lunes 1 de febrero del 2021. Sin embargo, esta diligencia fue suspendida por fallas técnicas. Ahora, la Fiscalía espera una nueva fecha para concluir la presentación de sus pruebas y lograr una sentencia condenatoria.