Museo de la Memoria, nueve años de olvido y de indif…
La poke-alcaldía
El aceite es el ícono de la inflación en el país
Desde el 2019 se autorizaron 44 compras o fusiones d…
16 escuelas del milenio, con tarea inconclusa
Pikachú, origen de un debate sobre arte urbano en pl…
Video revela que Glas ordenó liberar la venta de com…
Universitarios de Manta dan una paliza a un supuesto…

Apagones (III)

Luis A. Zamora

Sin duda que vamos bien… en el propósito del Gobierno de la “revolución ciudadana” de introducirnos en la senda del “socialismo del siglo XXI”.

Avanzamos a pasos agigantados en pos de la felicidad al final del camino y la consecución del “buen vivir” para los habitantes de nuestro país.

Por lo pronto, los logros conseguidos son dignos de resaltar y basta enumerar algunos de ellos para avizorar los maravillosos tiempos que se avecinan: nueva Constitución a la medida de sus mentores que permite todo tipo de violaciones constantes, aumento del desempleo, inseguridad atemorizante, profunda división entre compatriotas, corrupción galopante, ley contra la libre expresión y pensamiento, primeros detenidos de conciencia, creación de comités de defensa de la revolución, racionamientos de energía eléctrica, etc.

Todo lo que permite pensar que pronto gozaremos del confort reinante en países como Cuba y Venezuela.