Jorge Ribadeneira

Pues, Columba Garnica Bush

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 10

Se habla cada vez más en los Estados Unidos sobre quién reemplazará en la Casa Blanca al presidente Barack Obama. Hasta el momento las posibilidades se inclinan en favor de la demócrata Hillary Clinton, pero los republicanos están dispuestos a realizar un esfuerzo mayor para nominar un candidato que compita y trate de vencer a doña Hillary.

Hay dos aspirantes para representar a la derecha republicana en las elecciones presidenciales del 2018. Son ellos Wilt Rommey, exgobernador de Massachusetts, quien fue ya postulante en el 2012 y cayó ante Obama, y el exgobernador de Florida Jeb Bush.

Entre ellos, Bush -hijo y hermano de presidentes- es hasta ahora el que aparece con más opción. Pero tiene resistencia por su cercanía a los otros Bush. Hasta su madre, doña Bárbara, se manifestó adversa, anotando que no conviene “tanto Bush”. Por otra parte, este postulante tiene una circunstancia familiar especial. Es casado con una mexicana, en segundas nupcias, cuyo nombre y características llaman la atención en el ambiente estadounidense.

Se trata de Columba Garnica Gallo, de 61 años -igual que su esposo- nativa de la ciudad de León, en el estado de Guanajuato, uno de los poblados más característicos de México. Creció en el seno de una familia extremadamente pobre, mientras los Bush constan entre los más ricos -y poderosos- de EE.UU. Se conocieron en 1971, cuando él daba clases voluntarias de inglés en ciudades mexicanas. La diferencia se registró también en el tamaño. El gringo medía 2 metros y la azteca 1,50. Pero igual se casaron en 1974 y formaron un hogar tranquilo, con tres hijos. Bush padre dijo que eran los “tres prietos” de la familia.

Jeb Bush dio pasos adelante y fue desde 1999 hasta el 2007 gobernador del estado de Florida mientras la señora Garnica, de rasgos atractivos, actuaba discretamente como primera dama, pero a veces daba discursos en el seno de la colonia mexicana, apoyando a su esposo. Cuando surgió la posibilidad de la postulación presidencial de Jeb se publicó un libro dedicado a la señora Garnica de Bush, con el título de “la Cenicienta de la Casa Blanca” y salió a relucir que el padre había abandonado a su familia y ahora buscaba que le brinde apoyo. Columba fue muy seria en ese caso.

El apellido Garnica proviene de España, del país vasco, y se dice que inicialmente se presentaba como Guernica. En América no solo hay Garnicas en México. También llegaron al Ecuador. Inclusive, dos de ellos -Carlos y César Garnica- fueron famosos futbolistas del Aucas y ahora hay un concejal quiteño de ese apellido. Dicen que es hijo de César, el interior derecho de Aucas y de Pichicha, cuyo poderoso disparo al arco era aplaudido como el “garnicazo”.

Volviendo a las elecciones estadounidenses, doña Hillary Clinton aún no se pronuncia por su postulación para el 2016, pero se viene preparando desde hace muchos años y contará con el apoyo del presidente Obama. Es una dama muy culta y preparada, que, en caso de triunfar, llegaría a la presidencia a los 69 años, con el respaldo de su esposo Bill Clinton, uno de los mejores presidentes de Estados Unidos, en tanto que George W.Bush consta entre los peorcitos.

jribadeneira@elcomercio.org