Los pailones del río Tobar, en el cantón Pasaje, en la provincia de El Oro, son un destino a visitar. Foto: Cortesía Ministerio de Turismo Zonal 7.

Los pailones del río Tobar, en el cantón Pasaje, en la provincia de El Oro, son un destino a visitar. Foto: Cortesía Ministerio de Turismo Zonal 7.

Cumbres, fauna y aventura: la variada oferta del sur del Ecuador

Edwing Encalada. Redactor (I)
eencalada@elcomercio.com

Las distancias cortas para experimentar cerca de 20 microclimas, fauna endémica, paisajes, además de una emergente gastronomías forman parte de la propuesta turística de tres provincias del sur del país.

Zamora Chinchipe, Loja y El Oro se unieron para hacer un circuito turístico que atrae por su flora y fauna. Según Fabián Altamirano, coordinador Zonal 7 del Ministerio de Turismo, la ruta está diseñada para que el visitante pueda desayunar en el Alto Nangaritza, almorzar en Loja, cenar en Zaruma y ver el amanecer en Jambelí. “Tenemos la gran ventaja de que las distancias son muy cortas y que no se debe sortear a la cordillera de los Andes, como sucede en otras partes del país”, dice.

El recorrido se inicia en el Alto Nangaritza, famoso en el mundo por ser considerado como un punto de generación de nuevas especies de vida. Su entorno exuberante, rodeado de flora y fauna, permite la practica de deportes extremos o simplemente pasear en bote en medio de sus estrechos encañonados. Se puede compartir, además, con los nativos shuar y saraguros.

También se puede visitar la parroquia Chicaña, en Yantzaza, hacer senderismo en la ruta Saraguro-Yacuambi o aventurarse en la práctica del rapel en sus cascadas como La Poderosa, Velo de Novia, De los Dioses o Tres Chorreras.

Las enigmáticas formaciones rocosas en el Cerro de Arcos, cantón Saraguro, atraen a los escaladores. Foto: Cortesía Ministerio de Turismo Zonal 7

Las enigmáticas formaciones rocosas en el Cerro de Arcos, cantón Saraguro, atraen a los escaladores. Foto: Cortesía Ministerio de Turismo Zonal 7

Al cruzar hacia la provincia de Loja, una de las opciones más atractivas es ascender hacia la cumbre del Cerro de Arcos, una enigmática y misteriosa formación rocosa que se encuentra en la parroquia Manú, del cantón Saraguro. Este complejo natural que está a 3 500 msnm es muy visitado por amantes del turismo ecológico.

Los nativos han bautizado a estas formaciones con nombres como Cueva Sonora, Plaza de Piedra, Nariz del Elefante, El Sacerdote, entre otras. El reto es encontrar la razón que encontraron para denominar así a las rocas. A la aventura se puede sumar sabor con la ruta de café, producto que se oferta en Zaruma, Loja, Vilcabamba, Chaguarpamba y Palanda.

La oferta es variada en El Oro. Incluye destinos exóticos como los pailones del río Tobar en el cantón Pasaje, recorridos por la rica producción en banano, camarón, cacao y minería. A esto se suma la más emergente gastronomía de fusión en Puerto Bolívar, Puerto Jeli y Puerto Hualtaco, donde su última innovación es el majarisco, una especie de tigrillo con mariscos de la zona.

La ruta finaliza en el archipiélago de Jambelí, un conjunto de seis islas mayores y 12 menores, separadas por canales y esteros angostos. Allí la isla Santa Clara es considerada como un Galápagos chiquito. Habitan más de 25 000 especies de aves. Entre los mamíferos destacan los lobos marinos y los delfines.

Lobos marinos que descansan en la isla Santa Clara. Este pinnípedo es un emigrante ocasional en aguas ecuatorianas por factores climáticos. Foto: Cortesía Ministerio de Turismo Zonal 7

Lobos marinos que descansan en la isla Santa Clara. Este pinnípedo es un emigrante ocasional en aguas ecuatorianas por factores climáticos. Foto: Cortesía Ministerio de Turismo Zonal 7