Entre antorchas Quito vivió su Noche Libertaria
Empleo juvenil en el mundo, el más afectado por efec…
Viaje de Guillermo Lasso se debe a un melanoma en su párpado
Presidente decreta nuevo estado de excepción en Guayaquil
Explosión del Cristo del Consuelo se sintió a 10 cuadras
Ministerio de Gobierno cataloga como 'acto terrorist…
Consejeros de Gobierno serán convocados a la Asamble…
El sol aparece en Quito; Inamhi advierte radiación a…

La defensa del semáforo nutricional, en la Universidad Andina

El foro público Semáforo Nutricional, en el auditorio de la Universidad Andina Simón Bolívar en Quito.Foto de la cuenta Twitter @OCARUEc

El foro público Semáforo Nutricional, en el auditorio de la Universidad Andina Simón Bolívar en Quito.Foto de la cuenta Twitter @OCARUEc

El foro público Semáforo Nutricional, en el auditorio de la Universidad Andina Simón Bolívar en Quito.Foto de la cuenta Twitter
@OCARUEc

Con el lema #DefensaEtiquetadoSemaforo, arrancó el foro público Semáforo Nutricional en el auditorio de la Universidad Andina Simón Bolívar, en Quito. Se desarrolló la noche de este martes 19 de marzo del 2019.

El evento contó con la presencia de autoridades de Salud, académicos y representantes de organismos internacionales.

La ministra de Salud, Verónica Espinosa, comenzó su intervención mostrando la situación de la malnutrición en el país.

Así: “uno de cada cuatro niños menores de 5 años presentan talla baja. Tres de cada 10 infantes tienen sobrepeso y obesidad. En el caso de los adultos es 6 de cada 10 adultos entre 20 y 59 años que tienen este mal ”.

Es por ello -dijo Espinosa- que herramientas como el semáforo nutricional en productos procesados se mantienen como una política para evitar enfermedades como la obesidad y el sobrepeso.

Este sistema de alerta, que entró en vigencia en el 2013, indica el nivel de sal, azúcar y grasa, que contiene un producto procesado. Hay tres colores: rojo es alto, amarillo es medio y verde es bajo.

“Es momento de reconocer los resultados obtenidos, que han sido de impacto en el país. Pero a la vez hay que evaluar aquellos que no han funcionado para buscar alternativas y seguir avanzando”.

Espinosa se refiere a cambios de conducta nutricional de la población, en especial, de los más pequeños. “Tenemos modificaciones en ciertos alimentos por productos con mayor valor nutricional o la sustitución de bebidas azucaradas por otras como el agua”.

Ella mencionó que la industria también reformuló sus alimentos y bebidas, por lo que se constituye en un logro.

Sobre el tema Gina Watson, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) Ecuador, explicó que en la región hay 3,4 millones de defunciones asociadas al sobrepeso y obesidad. A estos males se suman condiciones de vida como sedentarismo y malnutrición.

“Hay que poner cuidado a la publicidad, que incide en el consumo”.

Una de las lecciones sobre nutrición -dice- es que las decisiones no sólo están en la población sino en las autoridades que toman decisiones.

En el panel también estuvo presente Jaime Breilh, del área de Salud de la Universidad Andina. Él hizo un llamado a la defensa de la vida y del semáforo nutricional como herramienta de información para la ciudadanía. “Este es perceptible", reconoció. Ante ello propuso que la ciudadanía y los expertos planteen mejoras para potenciar su aplicación.

El debate del semáforo nutricional está incluido en el proyecto de Código Orgánico de Salud (COS), que está en su segundo debate en la Asamblea.