Siniestro de tránsito en la vía a Pallatanga dejó un…
Filipinas restringe la entrada a viajeros extranjero…
Suben a cuatro los heridos y a 867 los damnificados …
Israel es el primer país que cierra sus fronteras po…
Cambio brusco en la presión atmosférica causó el rem…
Emisiones de vapor y gases se registraron en el volc…
CNE admite limitaciones técnicas para análisis de ga…
Juicio político al Súper de Compañías se dilata y se…

Restaurar, la ardua tarea en la reserva Mena Caamaño

La colocación de cabellos y cejas en las esculturas de cera se las hace pelo por pelo. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

El lugar es grande, muy iluminado y silencioso. Cerca del 80% de las aproximadamente 3 000 obras de la reserva Alberto Mena Caamaño ya han pasado por este taller.

No tiene nombre específico, pero se trata del único taller de restauración propio del Municipio y está a cargo del Centro Cultural Metropolitano, desde su creación en 1992.

En una misma área se restauran obras de caballete, tallado, documentos y esculturas. También fueron fabricados en este lugar algunas estatuas de cera que se exponen en las salas inferiores.

El proceso de restauración se archiva en un registro. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

El proceso de restauración se archiva en un registro. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Nunca saben qué van a necesitar para restaurar las estatuas de cera. Hay frascos de todo y para todo en el único taller que tiene el Municipio de Quito para estos fines. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Nunca saben qué van a necesitar para restaurar las estatuas de cera. Hay frascos de todo y para todo en el único taller que tiene el Municipio de Quito para estos fines. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Algunas esculturas estaban incompletas, expertos talladores crean esas partes. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Algunas esculturas estaban incompletas, expertos talladores crean esas partes. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Magdalena Boada, técnica restauradora, trabaja en el taller desde su creación, en 1992. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Magdalena Boada, técnica restauradora, trabaja en el taller desde su creación, en 1992. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Un primer retoque con acuarela al autorretrato de Joaquín Pinto. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Un primer retoque con acuarela al autorretrato de Joaquín Pinto. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Magdalena Boada, técnica restauradora, cuenta que en algunos casos una restauración puede llegar a tomar años, ya que los procesos son paulatinos, complicados y muy lentos.

-Un primer retoque con acuarela al autorretrato de Joaquín Pinto.
-Magdalena Boada, técnica restauradora, trabaja en el taller desde su creación, en 1992.
-El proceso de restauración se archiva en un registro.
-Nunca saben qué van a necesitar para restaurar las estatuas de cera. Hay frascos de todo y para todo en el único taller que tiene el Municipio de Quito para estos fines.
-La colocación de cabellos y cejas en las esculturas de cera se las hace pelo por pelo.
-Algunas esculturas estaban incompletas, expertos talladores crean esas partes.

Suplementos digitales