Hombres vestidos con trajes de sanitización asaltaro…
Gobierno entregará USD 112 millones a municipios por…
México reporta el primer caso de Ómicron
Gobierno invertirá USD 22 millones en obras en Moron…
Guayas y Pichincha tienen más vacunados contra covid-19
Corte Constitucional pone límites a despidos por fue…
El BID aprueba ayudas por USD 1 650 millones de dól…
Sebastián Yunda salió libre bajo fianza en Argentina

El técnico que dejó España para forjar el hierro en su Loja

También fabrica pupitres.    El técnico constructor elabora desde plintos y parrillas de hierro hasta mobiliario educativo.

También fabrica pupitres. El técnico constructor elabora desde plintos y parrillas de hierro hasta mobiliario educativo.

Rafael Carrión, un lojano de 58 años y técnico de la construcción, es gerente propietario de la Microempresa Ferralla C.C. Este taller se ubica en el sector de Consacola, en el noroccidente de la ciudad de Loja.

Aquí fabrica estribos en toda medida, plintos, parrillas, columnas, pantallas para muros de contención, entre otros. Además, se realizan pupitres. Todos los trabajos son con hierro.

Carrión dice: “Aprendí este oficio en España, donde viví más de nueve años. Todo el tiempo trabajé en labores de construcción en distintas ciudades”. Hace tres años regresó a Ecuador.

Está casado con la lojana Luz Carreño, con quien procreó cuatro hijos. Uno de ellos falleció, y los tres son profesionales.

Este profesional es emprendedor. Siempre está innovando sus productos y, sobre todo, informándose de nuevas técnicas.

Sus trabajos han llegado hasta provincias vecinas. Esta semana, por ejemplo, instaló columnas para la construcción de una casa en Yanzatza, provincia de Zamora Chinchipe. Por su habilidad y experiencia le contratan para dirigir obras de construcción.

El hombre, de estatura mediana y piel canela, recuerda que antes de emigrar trabajaba como contratista. Se graduó como técnico en construcción en la Universidad Popular, anexa a la Universidad Nacional de Loja.

Según este experto, la rentabilidad del trabajo es variable. “Hay veces que hay contratos de USD 2 000 y otros de solo USD 500. Cuando son grandes puedo contratar más personal”.

Para fabricar sus productos utiliza maquinaria de punta. Una parte la adquirió con el Fondo Semilla, de la Secretaría Nacional del Migrante (Senami).

Él cuenta que mientras trabajaba en España soñaba con tener su propia empresa en su terruño. “Me dije algo bueno tengo que llevar a mi país. Ahora estoy aquí presto a realizar trabajos que impliquen estructuras de hierro”.

Carrión presentó su proyecto en la Senami en España, pero recibió la aprobación en Loja, en el 2008. Luego de ser seleccionado, adquirió la maquinaria en el País Vasco. “Me dieron un capital semilla (no reembolsable) de USD 9 842. Lo hacen cuando la iniciativa es innovadora y el emigrante viene a quedarse. Mi proyecto cumplió las expectativas”.

¿La maquinaria? Una dobladora de estribos y una cizalla eléctrica con gran capacidad de corte. El taller lo adecuó con sus ahorros y préstamos bancarios. Con ella arma las estructuras para que los constructores solo las ubiquen. Si sus clientes requieren de asesoramiento, Carrión lo da con gusto. No tiene horarios porque vive en el taller.

Su profesionalismo y puntualidad en entregar las obras le han ganado el respeto de quienes demandan su trabajo. Su celular es el 08 029 5645 y el número convencional 07 302 6511.

Suplementos digitales