‘Cat lovers’ de Quito tienen sus propios refugios
Devolución de cobros indebidos y con intereses, una …
Los problemas de salud mental aumentaron en los univ…
Policías se toman la Quinta Avenida para despedir a …
Secretario de Estado de Estados Unidos ratifica a Ec…
Secretario, que difundió información reservada del c…
45% de filtraciones de datos exponen nombres, correo…
El delito del robo de vehículos se incrementó 20% en 2021

El fin del mundo tiene tono de comedia en ‘Don’t Look Up’

Jonah Hill, Leonardo DiCaprio, Meryl Streep y Jennifer Lawrence son parte del elenco en la película ‘Don’t Look Up’. Foto: imdb.com

La misma noche que el mundo cristiano celebraba la Navidad, Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence anunciaban el fin del mundo como protagonistas de ‘Don’t Look Up’ (‘No mires arriba’). 

Después del éxito de películas como ‘El vicio del poder’ y ‘La gran apuesta’, el director Adam McKay vuelve a desudar al poder a través de una punzante sátira social y política.

Como anzuelo, nada mejor que una lista de nominados y ganadores del Oscar para llamar la atención sobre un filme con malas intenciones, es decir, con la intención de incomodar y poner a discusión temas como el cambio climático, las ‘fake news’, el ‘infotainment’, la política del populismo y otros. 

Meryl Streep, Cate Blanchet, Jonah Hill, Timothée Chalamet, Ron Perlman, Ariana Grande son algunas de las estrellas que acompañan a DiCaprio y Lawrence en esta producción.  

‘Don’t Look Up’ ya ocupa el primer lugar entre las 10 películas más vistas en Netflix en Ecuador y desde su estreno el 24 de diciembre, el título, en inglés y español, ha sido tendencia en redes sociales. 

Ya sea por el elenco, el género, la representación de ciertos personajes y espacios de poder o la forma en que se expone la temática, la película no ha dejado indiferente a nadie que la haya visto.  

En redes sociales y medios especializados, las opiniones son divididas y mientras unos alaban el tono de comedia o los argumentos críticos, otros señalan la superficialidad y dispersión de los temas o la banalización de ciertos asuntos.  

En la cinta Lawrence encarna a Kate Dibiasky una estudiante de posgrado de Astronomía bajo la tutela del doctor Randall Mindy, interpretado por DiCaprio. En medio de una investigación descubren que hay un asteroide en el sistema solar que lleva un rumbo de colisión directa con la Tierra

A diferencia de cintas como ‘Impacto profundo’ o ‘Armagedon’, McKay hace que la historia gire hacia el absurdo y el terrible descubrimiento parece no importarle a nadie, excepto a los científicos. 

Con la ayuda del doctor Oglethorpe (Rob Morgan), los astrónomos llegan hasta el despacho de la presidenta Orlean (Meryl Streep) y su servil hijo y jefe de gabinete, Jason (Jonah Hill), políticos que hacen gala de incompetencia y minimizan el asunto en función de sus propios cálculos electorales e intereses económicos. 

Y así, la catástrofe de ‘Don’t Look Up’ comienza ignorando la advertencia de un científico como ocurrió con la pandemia por coronavirus. 

Mientras el conteo regresivo se acorta, Kate y Randall deciden filtrar la noticia en los medios de comunicación y emprenden una gira que empieza en un animado programa matinal presentado por Brie (Cate Blanchett) y Jack (Tyler Perry).  

Preocupados por entretener al público y el impacto en redes sociales, los presentadores banalizan el tema y la atención se desvía hacia la apariencia de ‘astrónomo sexy’ de Randall y el ataque de ansiedad de Kate que inmediatamente se ‘viraliza’ en redes sociales en forma de memes y opiniones divididas de los usuarios, que alimentan algoritmos y las chequeras de empresarios informáticos. 

La trama se recarga de clichés y personajes al borde de la caricatura con los que se da forma al humor negro que atraviesa la película durante dos horas y media 

Tal vez la destrucción del planeta completo no debería ser divertida. Tal vez sea aterradora y perturbadora”, dice Kate. Sin embargo, ganarse la atención de los políticos indiferentes y un público ensimismado en las redes sociales antes de que sea demasiado tarde resulta absurdamente cómico en esta película. 

Como ficción, ‘Don’t Look Up’ es una fábula que apuesta por la sátira, pero al mismo tiempo es inevitable eludir los paralelismos con la vida real y la cinta de McKay también es una descripción del momento que vive la humanidad expuesta a algo tan catastrófico como un asteroide en rumbo de colisión contra la Tierra. 

Suplementos digitales