19 de octubre de 2020 00:18

Miles de ecuatorianas batallan para vencer al cáncer de mama

El chequeo regular y el diagnóstico temprano incrementan la tasa de supervivencia.

El chequeo regular y el diagnóstico temprano incrementan la tasa de supervivencia. Foto: Freepik

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Diana Carolina Vasco
Redactora (I)

Un ejemplo de lucha por la vida, resiliencia y valor dejan día a día miles de mujeres ecuatorianas que pelean para vencer el cáncer de seno.

Solo en el 2019, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) registró 4 881 egresos hospitalarios de mujeres con tumores malignos de mama. Un egreso hospitalario es el retiro de un paciente hospitalizado de una casa de salud e implica la conclusión del período de hospitalización ya sea por alta o fallecimiento.

Hoy, 19 de octubre, se conmemora el Día Mundial de Lucha contra el Cáncer de Mama y el Registro Nacional de Tumores de Solca estima que en el 2018 se presentaron 2 100 nuevos casos de este tipo de cáncer en todo el Ecuador.

Si bien de acuerdo con médicos especialistas, el cáncer de mama tiene un buen pronóstico de supervivencia al detectarse a tiempo, en el 2019 cobró la vida de 757 mujeres, según el Registro Estadístico de Defunciones del INEC. Esto lo posiciona en el puesto número 14 de las causas más comunes de muerte entre las mujeres.

Las cifras de defunciones por esta causa entre mujeres fueron muy similares en el 2018, con 717 fallecimientos.

La doctora Martha Taco, ginecóloga-obstetra de Veris Quicentro Sur, indica que el Día Mundial de Lucha contra el Cáncer de Mama es una fecha creada para sensibilizar a la población ante la importancia de la detección precoz a fin de mejorar el pronóstico y la supervivencia de pacientes con cáncer de mama.

Como parte de un chequeo general, la doctora Taco explica que si una mujer tiene más de 40 años de edad debe realizarse una mamografía y un eco mamario cada dos años y a partir de los 50 años debe someterse al eco de mama y mamografía anualmente. Si hay antecedentes familiares, a partir de los 35 años debe realizarse el eco mamario cada año.

Según la doctora Patricia Cueva, directora del Registro Nacional de Tumores de Solca Quito, la capital tiene la tasa de incidencia más alta del Ecuador en este tipo de cáncer, con 40 casos por cada 100 000 mujeres. Ocupa el segundo lugar en magnitud, luego del cáncer de tiroides.

Estudios de este sistema de información -que se ocupa de recolectar, analizar e interpretar los datos de los casos de cáncer en Quito- revelan que el 36% de las mujeres presentó una etapa avanzada, III y IV, al ser diagnosticadas con cáncer de mama, entre 2012 y 2016.

Cueva añade que acceder a un diagnóstico temprano depende de las condiciones socioeconómicas de la paciente. “Lamentablemente, las mujeres con menos recursos económicos son diagnosticadas en etapas avanzadas”.

Entre las mujeres de menores ingresos, el 53% recibe un diagnóstico en un estadio III y IV del cáncer, mientras que entre las pacientes con mayores recursos económicos, esta situación se da solo en el 17%.

De acuerdo con la doctora Taco, es importante detectar los factores de riesgo de una mujer para realizar un diagnóstico y tratamiento adecuado contra el cáncer de mama.

Las pacientes con familiares (madre, tías, abuelas, etc.) que padecieron cáncer de ovario, en las trompas de falopio o a nivel peritoneal también tienen alto riesgo de padecer cáncer de mama. Por ello, mientras mayor es el riesgo, los controles en la mujer deben ser más seguidos y comenzar a una edad más temprana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)