Imagen referencial. Adam Mudd de 20 años fue sentenciado a dos años de prisión por haber inventado un software que permitió ejecutar más de 1,7 millones de ataques contra páginas web. Foto: EFE.

Imagen referencial. Adam Mudd de 20 años fue sentenciado a dos años de prisión por haber inventado un software que permitió ejecutar más de 1,7 millones de ataques contra páginas web. Foto: EFE.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)
Martes 25 de abril 2017

sEGURIDAD

Dos años de cárcel a 'hacker' que provocó millones de ataques a páginas web

Agencia EFE (I)

Un tribunal británico sentenció hoy (25 de abril de 2017) a dos años de cárcel a un hacker que con 16 años creó un programa informático que permitió ejecutar más de 1,7 millones de ataques contra páginas web, incluidas las de compañías como Microsoft y Sony.

Adam Mudd, que ahora tiene 20 años, llevó a cabo él mismo, entre diciembre de 2013 y marzo de 2015, casi 600 ataques contra decenas de servidores y ganó más de 450 000 euros  al vender el software a terceras personas.

El juez Michael Topolski, de la corte penal de Old Bailey, en Londres, afirmó en su sentencia que los efectos de las acciones de Mudd se extendieron "desde Groenlandia hasta Nueva Zelanda, desde Rusia hasta Chile".

El joven creó en 2013 un programa bautizado como Titanium Stresser y estableció diversos planes de precios para que sus clientes pudieran acceder al software, con un nombre de usuario y una contraseña, y ejecutar ataques.

Mudd, al que se le ha diagnosticado el síndrome de Asperger, dentro de los transtornos del espectro autista, fue detenido en marzo de 2015 en la casa donde vivía con sus padres, en el condado de Hertfordshire (centro de Inglaterra).

El joven ha trabajado como ayudante de cocina desde que fue expulsado de la Universidad West Herts College, en el noroeste de Londres, donde estudiaba informática y donde practicó un ataque que obligó al centro a invertir 2 340 euros en la reparación de sus sistemas.

La empresa de juegos en línea RuneScape recibió 25 000 ataques a través del software de Mudd e invirtió 7 millones de euros en establecer nuevas medidas de seguridad para evitar más daños, según se conoció durante el juicio.

Tras escuchar la sentencia, los padres del joven se declararon ante los medios "devastados" ante la negativa del juez a concederle una sentencia alternativa a la pena de prisión, que cumplirá en un centro para jóvenes.