Voto en Casa pone fin a hitos previos antes de las e…
Centros de revisión cierran por elecciones en Quito;…
Obtener la cédula, requisito para elecciones, demora…
Pareja fue asesinada frente a sus hijos en Guayaquil
Camión choca patrulla de CTE, que atendía siniestro de bus
¿Qué se sabe de auto de alta gama que arrolló a peat…
Comisionada del Parlamento Europeo tratará eliminaci…
¿Cómo saber dónde me toca sufragar?; esto debes hace…

Susto, alegría y buena comida en el hogar de Jefferson Montero

En Babahoyo. La familia de Jefferson Montero mirando el partido . Foto: EL COMERCIO

En Babahoyo. La familia de Jefferson Montero mirando el partido . Foto: EL COMERCIO

Abrazados y saltando en la mitad de la sala de su casa, ubicada en la Urbanización Portal de Castilla en Babahoyo, los familiares y amigos de Jefferson Montero celebraron el gol de Felipe Caicedo en el minuto 65 y la clasificación de Ecuador al Mundial.

A la casa de Mercedes Vite y Pedro Montero padres de Jefferson, llegaron unas 20 personas, entre parientes, amigos y familiares, para disfrutar del partido.

"Ojalá mi hijo haga un gol y clasifiquemos", expresaba la mamá del volante, mientras terminaba de cocinar el arroz, la carne frita y el jugo de naranja que brindó a los invitados.

"Vamos Ecuador, Vamos Montero", gritaron durante todo el encuentro los Montero-Vite. Y sobre todo, alzaban la voz cuando el balón llegaba a los pies de 'Jeff'.

La angustia se apoderó de los presentes con los goles de Alexis Sánchez y Maxi Rodríguez. Pero la esperanza por ver a Ecuador y su Ídolo Jefferson Montero no desaparecía de sus rostros.

Rosita Castro, abuela materna de Jefferson Montero, no faltó a la cita para ver su "amado" nieto.

"Pita ya, que ya se acabe", gritaban desesperados los familiares conociendo que Uruguay ganaba con las justas a Argentina.

Al final del partido, las lágrimas de Pedro Montero contagiaron a Yaritza, la hermana del jugador, y al resto de los familiares.

"Este era el sueño de mi hijo: estar en un Mundial. Me siento orgulloso de él, todos lo estamos", decía el papá de Jeff.

Enseguida, Mercedes Vite corrió a la cocina para servir el arroz con menestra y celebrar mientras gritaba: "Nos vamos al Mundial".