Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 31 de julio del 2021
Riobamba, en campaña para reactivar el turismo
Paseo Agroecológico de Guápulo se hace con emprendedores
Jóvenes se preparan para el nuevo examen Transformar
La Asamblea Nacional debate la legalización de lotes…
Arancel baja desde este 1 de agosto para bicicletas,…
Íñigo Salvador: ‘Hay entidades en donde campea la co…
La viuda de Jovenel Moise dice que considera postula…

Pablo Repetto dice que intentó enrumbar a Liga de Quito

Pablo Repetto dejó el banquillo de Liga de Quito. Foto: Archivo El Comercio

Pablo Repetto ya no es más entrenador de Liga de Quito. Se fue tras solucionar temas contractuales, pagos de deudas y con la esperanza de que el plantel sea competitivo para la segunda etapa. En diálogos con radio La Red, el uruguayo dijo que dejó el banquillo albo en buenos términos.

“Terminamos en buenos términos, fue el período más largo como entrenador en un club. Hay sentimiento de amistad, hizo que la salida con Esteban Paz, Isaac Álvarez y el resto de directivos sea amistosa”, dijo Repetto.

El charrúa era optimista. Después de la última victoria, ante Orense, el cuerpo técnico conversó con los jugadores para replantear objetivos. Según él, el equipo está comprometido en buscar la final.

“Sentía que el equipo podía rendir, los últimos partidos obtuvimos buenos resultados. Juan Kaprof, Andersson Ordóñez y otros jugadores venían de menos a más y nos ilusionaba. Viví cuatro años muy lindos, con títulos que me posicionan trabajar en cualquier parte”, dijo el entrenador.

Repetto reconoció también que intentó enrumbar a su equipo. Por eso, decidió hacer cambios tácticos en su alineación. Incluso aseguró que el empate ante Flamengo, en Brasil, por la Copa Libertadores, fue clave para cambiar el chip de sus futbolistas.

“Vimos momentos que el equipo no estaba bien en algunos pasajes, incluso cambiamos a línea de 3 que no es un hábito nuestro. Ante Flamengo dimos un salto de actitud y terminamos ganando los dos últimos partidos”. puntualizó.

Para el técnico, la Copa Sudamericana era un objetivo alcanzable. Ya había hecho un análisis de Gremio, su rival en octavos de final y conocía sus puntos débiles.

“Tenía un sueño que era alcanzable en la Sudamericana, Gremio viene perdiendo (…) Había un gran compromiso, después del partido ante Orense hubo una charla para ganar la segunda etapa y tener revancha. Por eso quería seguir por esa confianza. Hubo muchos empates y en los que superamos a los rivales”, afirmó.

El uruguayo está convencido de que el equipo tendrá su revancha. También reconoció que la derrota ante Barcelona, en la final de la LigaPro del 2020 fue un golpe que el equipo se demoró en digerir.

“Estoy convencido que hay un excelente plantel y creo que va a volver a pelear una final. Perder el título ante Barcelona fue un golpe que no lo esperábamos. En la primera etapa jugamos y éramos vistosos, en Copa estábamos bien”, dijo.