Se reanuda juicio contra Cristina Kirchner tras rech…
Gustavo Petro da pasos audaces en su primera semana …
Nueva York advierte de transmisión local de polio
Zelenski solicita 'duras sanciones' para Rusia por i…
Minoría del Cpccs defiende posesión de Superintenden…
Vacunas contra el covid-19 se aplican en 30 lugares,…
El exasambleísta Diego Salgado es el nuevo director…
Ventas en Quito cayeron 6% en junio de 2022

LDU contrató a un profesional en Sports Science para mejorar el rendimiento de sus futbolistas

Miguel Herrera durante su presentación, junto a Isaac Álvarez. Foto: LDU

Miguel Herrera vuelve a Liga de Quito. Trabajó por un breve lapso como preparador físico de Gustavo Munúa, en el 2017, en reemplazo de Alejandro Valenzuela.

Pero ahora, el profesional español de 47 años, tiene otro cargo y otro estatus: Usando un anglicismo, él será el Head of Performance del equipo albo, es decir el encargado de establecer líneas de acción con cada uno de los jugadores para potenciar al máximo su rendimiento deportivo, tomando en cuenta variables como la preparación física, la nutrición, el trabajo táctico, el descanso.

Herrera es PHD en Sports Science por la Universidad de Valencia, también registra un Masterado en Ciencias del Deporte otorgado por el FC Barcelona y tiene el título de entrenador de UEFA. Ha trabajado en el Paphos de Chipre, en el Leganés, Platanias de Grecia, en el Nacional de Montevideo, en el Levante y Valencia de España. En la mañana del 24 de junio fue presentado en su nuevo cargo en Liga. El directivo Isaac Álvarez realizó la presentación durante la jornada.

“Será un trabajo transversal con las distintas categorías. Vamos a empezar con el equipo profesional, luego la Reserva, el femenino. La idea es entrar en esta nueva tendencia para optimizar el rendimiento de nuestros jugadores”, apuntó el dirigente Álvarez.

Por su parte, el profesional español dijo que desde hace algunas semanas recaba información del equipo de los distintos departamentos para establecer una base de datos sobre la cual partirá. Él sostiene que cada jugador es un universo y desde esa perspectiva, el plan de acción y mejoramiento tiene que ser personalizado.

El fútbol tiene características definidas: ningún supera la barrera de los 12 o 13 kilómetros recorridos durante un partido. Un juego tiene una sucesión de piques cortos y largos, a distintas intensidades. Consciente de esas variables, el español hará una planificación individual con los miembros de la plantilla. La información arrojada por los GPS con los que trabajan los preparadores físicos será fundamental.