El Colegio de Arquitectos de Pichincha presentó la XXII Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito la noche del miércoles 27 de noviembre del 2019. Foto: Daniela Cevallos / EL COMERCIO

El Colegio de Arquitectos de Pichincha presentó la XXII Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito la noche del miércoles 27 de noviembre del 2019. Foto: Daniela Cevallos / EL COMERCIO

Jueves 28 de noviembre 2019

La XXII Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito tendrá nuevas categorías

Daniela Cevallos (I)

El Centro de Arte Contemporáneo de la capital fue el escenario para la presentación de la XXII Bienal Panamericana de Arquitectura de Quito (BAQ 2020), durante la noche del miércoles 27 de noviembre del 2019.

Como es tradición, este evento, considerado uno de los más importantes en el área de la arquitectura y de gran convocatoria, se presenta un año antes de su realización. En el 2020, la bienal se realizará del 9 al 13 de noviembre. Ese año cumplirá 42 años de trayectoria con 22 ediciones ininterrumpidas desde 1978.

La presentación arrancó a las 19:30 con un recuento de la bienal desde sus inicios a cargo de Pablo Moreira, presidente del Colegio de Arquitectos de Pichincha. Él destacó que el evento nació con el objetivo de propiciar un espacio para la formación y para aportar e incentivar el conocimiento de la arquitectura.

Recordó que todo empezó gracias a la visión de arquitectos jóvenes de la época. La primera edición de la BAQ contó con la participación de cinco países y fue en 1994 que se declara como panamericana. Moreira resaltó que ha sido un evento en crecimiento pues en cada edición convoca a más profesionales de la región y del mundo.

María Samaniego, vicepresidenta del Colegio de Arquitectos de Pichincha y presidenta de la Bienal de Arquitectura 2020, señaló que para la próxima edición la bienal propone el tema de transformaciones. Aquello se relaciona con la capacidad transformadora que tiene la arquitectura.

“No solo una transformación física sino cultural, social y económica. Para ello haremos estudio de casos para entender cómo la arquitectura tiene esta capacidad”. Añadió que también hay algunas novedades en el evento cuyos ejes son Académico, Concurso y Cultural.

Para el eje Académico se podrá participar en tres áreas: Exposición académica, Catálogo académico y Seminario académico. Pueden participar universidades y profesionales de forma individual o grupal. Las inscripciones serán hasta el 15 de enero del 2020. Las bases y más información se encuentran en la página de la BAQ.

El eje de Concurso contará con más de 600 proyectos y publicaciones de los últimos cuatro años que serán juzgados por jurados nacionales e internacionales. Habrá 12 categorías: Vivienda Unifamiliar, Vivienda multifamiliar, Equipamiento, Edificios administrativos, institucionales y corporativos, Intervención en arquitectura patrimonial o de interés patrimonial, Intervención en arquitectura no patrimonial, Intervención en espacio público y /o colectivo, Revistas, Libros, Publicaciones académicas, Arquitectura mínima, y Hábitat social y desarrollo. Samaniego señaló que las inscripciones se abrirán en enero.

Para el eje Cultural se planifican recorridos arquitectónicos guiados, exposiciones, conferencias gratuitas, espacios de ‘networking’ y otras actividades culturales.

Parte del evento de lanzamiento, fue la presentación del libro de los ganadores de la bienal 2018. Kenny Espinosa Carvajal, de la firma Espinosa Carvajal, de Loja, uno de los ganadores de la edición pasada, resaltó que la bienal es un espacio importante ya que tiene como finalidad generar una mirada de lo que se debe hacer como arquitecto.

Además, destacó que para los estudiantes es una posibilidad de encontrar un panorama de lo que se está haciendo en la rama mientras que para los profesionales representa un espacio para establecer una relación con otros colegas y generar una discusión para mejorar las ciudades y la sociedad.

El evento finalizó con la entrega de un reconocimiento a la BAQ como un evento que aporta al desarrollo cultural y por todos su años de trayectoria. Esto fue entregado por Ana María Armijos, viceministra de Cultura y Patrimonio.