Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

El 1x1 de la Tricolor luego de caer 1-0 en La Bombonera

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 7
Triste 5
Indiferente 2
Sorprendido 4
Contento 25
Jueves 08 de octubre 2020

Estas son las calificaciones que merecen los jugadores de la Selección de Ecuador, luego de la derrota 1-0 ante Argentina en La Bombonera, en el debut de las pandémicas eliminatorias del Mundial Catar 2022.

Alexander Domínguez, 5/10
En un situación muy peligrosa, los defensas le pasaban constantemente la pelota pero, como no es hábil con los pies, se creaba una enorme tensión. Gran atajada en el inicio del segundo tiempo. En general, sólido con las manos (recalcamos, con las manos) y bien ubicado.

Erick Ferigra, 4/10

Un debut aceptable, mejor en su faceta defensiva que en la tarea de generar peligro debido a que su posición natural es la de central. Por eso, fue el primer sacrificado para el segundo tiempo, pues el entrenador entendió que el experimento con este joven repatriado había terminado.

Xavier Arreaga, 5/10
Falló en la cobertura de la jugada del penalti. Pese a esto, se repuso anímicamente y logró formar con Arboleda una dupla que defendió con solvencia el resto del cotejo.

Robert Arboleda, 7/10

El mejor de Ecuador. Sobrio y rápido, mostró oficio en el anticipo y hasta empujó al equipo desde la salida. Titular in-dis-cu-ti-ble.

Pervis Estupiñán, 6/10
Cometió la falta del penalti del primer gol del rival al barrerse innecesariamente en una jugada sin mayor peligro, aunque el inicio de este desastre estuvo en otro lado. En general estuvo pasado de revoluciones y hasta le quiso hacer un túnel a Messi, en lugar de preocuparse de pasar con acierto la pelota. Su segundo tiempo fue en gran nivel y terminó como amo y señor de la banda izquierda.

Carlos Gruezo, 4/10
Su error en la salida, compartido con Caicedo, provocó la jugada que acabó en el penalti. Su tendencia a jugar hacia atrás es enervante. Para él, este deporte se gana dándole la espalda al rival. En su favor, ocupó grandes espacios defensivos, algo que explica por qué el equipo parecía partido en algunos momentos del primer tiempo.

Alan Franco, 2/10
Creyó que jugaba al pinpón: apenas le daban la pelota, ¡se la devolvía al mismo jugador!

Moisés Caicedo, 5/10
En el primer tiempo, coleccionó imprecisiones con la misma vehemencia con la que Tom Hanks colecciona máquinas de escribir. Fue un debut cargado de nervios para este joven valor, quizás porque no se le vio a gusto como interior por izquierda. En el segundo tiempo, estuvo más seguro cubriendo espacios y recuperando muchos balones, y también apelando a la fuerza, aunque siempre daba algo de ternura ver a ese David estrellándose contra tanto Goliat.

Renato Ibarra, 2/10

Un tiro peligroso en el primer tiempo y nada más. Se soltó muy poco, jamás ganó la línea y no logró proyectar peligro porque no encontró un aliado para tocar la pelota.

Ángel Mena, 3/10
Fue evidente que se sentía sumamente incómodo por la izquierda. Perdió muchos balones y no pudo conectarse con Enner. Se esperaba que fuera el abastecedor del punto, pero defraudó. En el tramo final intentó como enganche, sin éxito.

Jugadores de Ecuador, luego de la caída ante Argentina en Buenos Aires. Foto: EFE

Jugadores de Ecuador, luego de la caída ante Argentina en Buenos Aires. Foto: EFE


Enner Valencia, 3/10
Si el balón fuera agua y la cancha, un desierto, Enner habría muerto por deshidratación crónica. Por eso, terminó perdido y no se supo si era centrodelantero o volante.

Ángelo Preciado, 7/10
¡Wow! ¡Le cambió la cara al equipo! Un lateral de exportación, al que no le quema ni la pelota ni la responsabilidad.

El resto, sin nota

DT Gustavo Alfaro, 5/10
El estratega planteó un partido muy táctico, un 4-1-4-1 con juego sin balón y ocupando espacios para evitar el progreso del rival, que mutaba en un 3-5-2, con Gruezo retrasado para que Ferigra y Estupiñán se adelantaran. Estrategia inteligente para un equipo se sabe inferior pero que confía en su capacidad de contragolpe; sin embargo, el entrenador no eligió a los intérpretes adecuados para pasar de la teoría a la cancha, algunos lucieron muy tiernos ante los argentinos, más experimentados. Dejó en la banca a Perlaza, Guerra, Plata y Cifuentes, que encajaban mejor en la estrategia. Se notó la falta de trabajo, sobre todo en la construcción del juego, que requiere más tiempo de ensayo. Logró que el equipo se mostrara desinhibido con el paso de los minutos, y que en el segundo tiempo, con el cambio en la banda derecha, se presionara y llegara al arco rival. Un debut digno.