COLUMNAS DE OPINIÓN. Artículos de derechos humanos publicados originalmente en la página de opinión de la edición impresa de Diario EL COMERCIO.
Dimitri Barreto P.
Periodista desde 1996. Ha cubierto los efectos del conflicto armado colombiano, la corrupción y la violencia en Ecuador. Licenciado en Comunicación, con un diplomado en la UNAM sobre cobertura del crimen organizado. Macroeditor de EL COMERCIO. @ECdimitri

Covid-19, culpar al vulnerable

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 8
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 3
Jueves 30 de julio 2020

Más de 20 000 muertes inusuales en el contexto del covid-19 registra Ecuador. Millones de dólares han sido mal usados por el Estado en la emergencia sanitaria. La provisión de kits alimenticios subsidiados es limitada. Y la posibilidad de sobrevivir al contagio, una lotería.

En ese escenario, es grave que “al final del día” la carga por la expansión de la pandemia recaiga sobre el “comportamiento” de la gente y no sobre la política pública. Cómo esperar que un ciudadano “se comporte” si la autoridad sentencia con un “No” cada vez que el Municipio de Quito exhorta una ampliación del toque de queda, ‘ley seca’...

El “No” de la autoridad es un mensaje potente; dice a la gente que las cosas seguirán como están. ¿Seguir igual? Quito tenía 9 893 infectados con covid-19 (reconocidos por el Gobierno) el 14 de julio, cuando el Concejo Metropolitano pedía al COE medidas de restricción. Entonces, Guayaquil, la ciudad más afectada, reportaba 11 342 personas contagiadas (desde el inicio de la pandemia).

Quince días después, en Quito se han confirmado 12 947 personas con el virus; en el Puerto Principal, 11 907. ¿La capital supera con más de mil casos al “epicentro” de Ecuador? ¿15 días? Sí, reaccionar con nuevas medidas después de ese tiempo es escalofriante.

¿‘Ley seca’? La autoridad, preocupada por el mercado, dice que la ‘ley seca’ es prohibir la venta formal de licor. ¿Todos consumen trago artesanal o ilegal?, ¿según cuál estudio? En elecciones, la ‘ley seca’ busca ciudadanos en sano juicio. ¿Qué más apropiado que eso en una pandemia? Incluso, óptimo para reducir los episodios de agresión a uniformados en el espacio público.

¿Agresión? Señores, el alcohol es “siempre” un “elemento agravante” de la violencia de género (Envigmu, INEC, 2019); ni hablar de la influencia del consumo en riñas, homicidios, robos... Ecuador ya paga caro el costo de sobrevivir a una década de verdad única y arrogancia. Del Estado, más en un escenario de crisis, se espera que prepondere ese precepto constitucional que es garantizar la vida; que cumpla sus tareas, que no se lave las manos.