Un espacio para hablar del bienestar que genera la práctica del ejercicio y la alimentación saludable en nuestro día a día. Aquí no hay espacio para solo el atún y la lechuga.
Paola Gavilanes
Licenciada en Comunicación Social por la U. Central del Ecuador. Colabora con Grupo EL COMERCIO desde el 2007. Trabajó en la sección Deportes, Tendencias y Construir. Ahora escribe sobre BIENESTAR. Deportista aficionada y amante de la comida hecha en casa.

Las mujeres musculosas también somos sexis

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 9
Triste 1
Indiferente 9
Sorprendido 0
Contento 18
Jueves 13 de agosto 2020

Estamos en el año 2020 y todavía hay personas que se ofenden porque una mujer tiene más músculos que un hombre. Dicen que se ven toscas, que la mujer debe verse delicada. En definitiva, que levantar pesas es cosa de varones. ¡Qué equivocados están mis amigos y amigas!

A mí me gusta el yoga, el atletismo, el indoor cycling, pero también levantar pesas. Lo hago desde hace casi cinco años. Antes del famoso covid-19 trabajaba con máquinas dentro de un gimnasio. Ahora, me las ingenio para activar a diario mis músculos con un par de mancuernas, una barra pesadita y el peso de mi propio cuerpo.

Es lo que hay por el momento; luego, cuando reabran las puertas de los centros de acondicionamiento, volveremos a levantar las casi 300 libras con solo las fuerzas de mi core y de mis piernas. El objetivo es levantar el peso de mi cuerpo multiplicado por tres –por si acaso estoy en los 58,8 kilos-.

¿Qué he logrado en ese tiempo? Pues tener músculos más desarrollados y definidos que muchos de mis amigos. Perdóname Tony, pero es la verdad. También he ganado fuerza y resistencia. Mis cuádriceps y pantorrillas están más firmes y no, hasta el momento no me ha salido más vello facial que el habitual.

Aunque en la Internet hay decenas de estudios sobre el tema, les cuento que es muy difícil que una mujer que levanta pesas adopte el cuerpo de un hombre que también ama ese deporte. Además, para que nuestros músculos crezcan tanto como les sea posible es necesario dedicar más de una hora al ejercicio y comer mucho, pero mucho más. ¿Quién de ustedes podría comerse un pollo y medio al día?

Cada vez son más las mujeres que se suman a la práctica del Crossfit, una disciplina que aporta fuerza y resistencia. Foto: Pexels

Cada vez son más las mujeres que se suman a la práctica del crossfit, una disciplina que aporta fuerza y resistencia. Foto: Pexels

Y bueno, para que a las mujeres nos salga bigote –más del habitual-, por ejemplo, es indispensable que recurramos a los truquitos que recurren todos los fisiculturistas del mundo. Cosa que no nos interesa. Y, aun así, todo dependerá de cada organismo.

Mi objetivo es verme súper fuerte y para eso me basta con entrenar entre 60 y 90 minutos al día y alimentarme con productos saludables, priorizando siempre el consumo de proteína de calidad. Como lo he mencionado antes, ese macronutriente es el encargado de alimentar a nuestros músculos.

Es hora de desechar todas esas ideas que nos impiden avanzar y de hacer lo que tanto queremos, pero que por miedo a las críticas las hemos dejamos de lado. Por eso, apenas termine la emergencia sanitaria, probaré algo del crossfit. Pero, ¿y si te pones ancha? Pues seré una mujer ancha bien fuerte (risas). También les cuento que para evitar desequilibrios es importante contar con la guía de un entrenador certificado. Siempre he tenido la espalda ancha y seguramente con el crossfit se me ensanchará más, pero lo hará hasta donde se lo permitamos, al igual que los brazos, las piernas, los glúteos.

¿Quién de ustedes cree que las mujeres con músculos a la vista se ven regias?

Espero sus comentarios en pgavilanes@elcomercio.com