6 concursos requieren unos USD 1,76 millones
El amor de Quito a los vehículos le pasa factura
Plan Nacional de Desarrollo al 2025 depende de inver…
30 familias venezolanas dejaron la calle y emprenden…
La historia clínica única lleva más de 10 años en co…
La salida de ecuatorianos a Guatemala se disparó en …
Juez del TCE rechaza denuncia en contra de Yunda por…
Contraloría debe entregar información de investigaci…

Turba golpeó hasta la muerte a 3 detenidos en Posorja por un rumor

Una turba apedreó, golpeó y lanzó a la mitad de la calle los cuerpos de los tres detenidos por el supuesto secuestro de niños en Posorja, Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Una turba apedreó, golpeó y lanzó a la mitad de la calle los cuerpos de los tres detenidos por el supuesto secuestro de niños en Posorja, Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Una turba agredió con violencia a una unidad policial en Posorja, ciudad de Guayaquil, por un rumor. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

La tarde de este martes 16 de octubre del 2018, tres personas fueron detenidas para investigaciones por delincuencia común en Posorja, ciudad de Guayaquil; pero el rumor que se trataba de secuestradores de niños derivó en violencia. Una turba atacó la unidad policial, sacó a los detenidos a la calle y los golpeó hasta la muerte. La zona fue militarizada.

Toda la calle Juan Del Valle y la zona del centro de puerto, donde ocurrieron los incidentes, continúan acordonadas por policías y miembros de las Fuerzas Armadas.

Pasadas las 16:00 las autoridades confirmaron que los dos hombres y una mujer apresados por un rumor de supuesto secuestro fallecieron. En el sector todavía permanecen unas 200 personas, luego de la mayor parte de la población se ha dispersado.

Alrededor de las 13:30 de este martes, las víctimas presuntamente intentaron secuestrar a cuatro menores de edad. Se los llevaban a bordo de un taxi amarillo.

Un grupo de pobladores incendiaron las motocicletas de la Policía. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Según versiones de testigos, se conoció el rumor de que una madre de familia detectó el incidente y pidió ayuda, por lo que retuvieron a los sospechosos. Posteriormente, la Policía se los llevó hasta el Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de la localidad y luego los llevaría hasta la Fiscalía para la formulación de cargos.

Sin embargo, los moradores no lo permitieron. Aproximadamente a las 14:00, quemaron el taxi. Luego incendiaron cinco motocicletas de la Policía y atacaron con piedras y palos a los policías que intentaban detener a la masa de gente.

El taxi en el que se transportaban los tres detenidos fue quemado. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Dos horas después, irrumpieron el destacamento policial, ingresaron al calabozo y sacaron a los detenidos. Las víctimas fueron apedreadas, golpeadas y lanzadas a la mitad de la calle adoquinada, donde perecieron.

Suplementos digitales