Superintendencia exige a Banco Pichincha contratar a…
Nueve motocicletas fueron retenidas en operativos en Tulcán
31% de privados de libertad están en educación media
Cinco de cada 10 microemprendedoras sufren violencia…
Llori y Blinken hablaron de fortalecer a la democracia
Dosis de Sinovac para infantes es igual a la de adul…
Militares y policías se unen en operativos antidelin…
Lasso dio prioridad a Policía antes que a la Asamblea

De toros y terneros en la prensa nacional

Santiago Machuca G.

En los diarios aparecen titulares en los que casi siempre leemos noticias de las confundidas y desacertadas acciones de nuestro Presidente, del “círculo rosa” y de los funcionarios y del Gobierno.

Al entrar en las páginas políticas y editoriales vemos cómo personas poseedoras de buen sentido común forjan sus análisis de forma clara y valiente.

Las secciones de Cartas para los lectores reflejan opiniones reales, del día a día y los reclamos y postulaciones, a veces desesperadas, del verdadero pueblo.

Pero como dice el adagio popular, “el toro no se acuerda cuando fue ternero”: el asambleísta Panchana, portador de turno de una ley que forjaron los “revolucionarios” para tener luz verde a sus pretensiones hegemónicas, no recuerda que los periodistas al igual que los médicos y los militares siempre serán lo que han sido. Veamos si después de su paso por los pasillos de este Gobierno puede seguir caminado por los de los medios.

Si el gobierno y Panchana se salen con la suya pondrán un vendaje los medios para callar a las personas que tenemos el derecho universal y democrático de señalar y opinar lo que creemos injusto, inconveniente y a veces ilegal de las personas que creen que el “poder” político es para siempre.

Efímera, señor Panchana, efímera será su marcha por el quehacer político del país. En cambio perderá su posibilidad de seguir siendo lo que fue, un periodista que al igual que otros tendrá un esparadrapo color verde perico en su boca.

SOBRE UN ARTÍCULO DE JUAN CUVI

Xavier Neira Menéndez

Me refiero al artículo “Transparencia privada”, del Sr. Juan Cuvi, publicado en EL COMERCIO el domingo.

Comenta “las absurdas diferencias entre los mismos medicamentos de marcas producidos por el mismo laboratorio. Se puede señalar como ejemplo el Lipitor, el medicamento mas vendido del planeta (producido por el laboratorio norteamericano Pitzer) cuyos precios de mercado llegan a sufrir variaciones de hasta un 200%, dependiendo del país donde se lo adquiera o de la distribuidora que lo expenda. Estos  extremos son inaceptables…”.

Celebro que alguien se atreva a poner los puntos sobre las íes en esta delicada materia y felicito a EL COMERCIO por publicarlo.

En 2006, los miembros del estudio Neira & Asociados fuimos injustamente acusados de haber incurrido en actos de corrupción que hasta el día de  hoy desconocemos cuáles son. Por esa “razón”, la Embajada de los Estados Unidos nos revocó la visa.

El “pecado” consistió en que mi socio el Ab. Eduardo García  patrocina a ACROMAX en un litigio judicial impulsado por el mismo laboratorio Pitzer, mencionado por el Sr. Cuvi.

La Corte Constitucional acaba de expedir la sentencia 24-09 (R.O. # 47 Suplemento, de octubre 15, 2009), aceptando la demanda interpuesta por Acromax y dejando sin efecto la prohibición de comercializar medicamentos para la disfunción eréctil.

Este caso fue conocido como la guerra del Viagra, producto manufacturado por Pitzer, empresa que  incidió en la revocatoria de las visas.

Han debido transcurrir casi tres años para que  brille la verdad: amenazas e intimidaciones usando la diplomacia para revanchismos comerciales.

Error en el articulo “libro increíble”

Patricio Quevedo Terán

En el artículo “LIBRO INCREÍBLE” sobre “los Varea”, publicado el miércoles 28 de este mes, se ha deslizado un lamentable error: la señora economista Eulalia Andrade aparece en la publicación como Eulalia Andrade de Sánchez, y no es así sino Eulalia Andrade de Sancho.

Ella tuvo una participación decisiva en toda la realización de la obra, y es una profesional en Economía muy talentosa y especializada en temas de comercio exterior, como los convenios del café y del cacao.

Le ruego formular la correspondiente y necesaria rectificación y ofrezco disculpas a los lectores.

Suplementos digitales