Un joven arrojó a su bebé por un barranco para no pa…
CFN cumplirá con pedido de liquidación de Seguros Sucre
Ambiente registra primer avistamiento de ballenas jo…
¿Qué dice la OPS sobre vacunar a niños contra covid-…
Los presos de la Penitenciaría tenían un taller clan…
Aplicación de dosis de AstraZeneca en adultos mayore…
Costa Rica autoriza la vacuna de Johnson y Johnson y…
La nieve cubre la ciudad argentina de Córdoba por pr…

Procesado por la muerte de un militar no es localizado; su grillete dejó de emitir señal

Imagen referencial. El grillete electrónico de una persona procesada por el asesinato de un mayor del Ejército dejó de emitir señal. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Imagen referencial. El grillete electrónico de una persona procesada por el asesinato de un mayor del Ejército dejó de emitir señal. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Imagen referencial. El grillete electrónico de una persona procesada por el asesinato de un mayor del Ejército dejó de emitir señal. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

El paradero de uno de los dos sospechosos en el asesinato de un mayor del Ejército, registrado el 10 de marzo último, es desconocido. Él portaba un grillete electrónico tras la audiencia de flagrancia que se realizó un día después del hecho violento. El Servicio de Rehabilitación (Snai), a cargo de monitorear al procesado, confirmó que el dispositivo dejó de emitir su señal.

El procesado es extranjero y no se conoce su ubicación actual, indicó Iván Naranjo, jefe de la Dirección de la Policía que investiga muertes violentas (Dinased) en Quito.

El oficial señaló que en la audiencia de formulación de cargos el fiscal había solicitado que se ordene la prisión preventiva en contra de los dos detenidos tras el asesinato ya que existía “riesgo de fuga”, pero que la jueza del caso acogió esta medida cautelar solo para uno, y dispuso el uso del grillete para el segundo procesado.

“Nosotros actuamos en menos de 24 horas y detuvimos a las dos personas tras el crimen. Es lamentable que hoy uno se encuentre prófugo”, dijo Naranjo.

Los dos acusados fueron detenidos en una vivienda en el sector del Comité del Pueblo, en el norte de Quito el 11 de marzo. Ahí se encontraron prendas de vestir que pertenecían a la víctima.

En sus testimonios los procesados indicaron que trabajaban limpiando parabrisas de los vehículos en los semáforos y habían acudido al departamento del militar tras una invitación. Según la Policía, allí habían estado bebiendo y fumando cigarrillos hasta que se produjo una pelea.

El cuerpo del militar fue hallado en su vivienda, también en el norte de Quito, con golpes en su cabeza. Las investigaciones continúan.