Corte Constitucional pide investigación penal por pr…
La Asamblea investigará caso de corrupción vinculado…
Alcantarillado colapsó por las lluvias en La Armenia
Gobierno y Frente Unitario de Trabajadores miden fue…
El seguimiento tras la vacunación a los niños es clave
Lasso ordena que todas las mercancías pasen por un s…
Sismo de 3.5 grados en Alausí se sintió en Guayaquil
Detienen en México a Rodrigo Granda, exlíder de las FARC

Cuatro de los cinco policías agredidos en Río Blanco ya recibieron el alta médica

Mario Castro, jefe de la Subzona de Policía del Azuay, señaló que la situación del uniformado es estable. Foto: Cortesía Subzona de Policía del Azuay

Mario Castro, jefe de la Subzona de Policía del Azuay, señaló que la situación del uniformado es estable. Foto: Cortesía Subzona de Policía del Azuay

Mario Castro, jefe de la Subzona de Policía del Azuay, señaló que la situación del uniformado es estable. Foto: Cortesía Subzona de Policía del Azuay

De los cinco policías que fueron agredidos en el sector minero Río Blanco, en la parroquia rural cuencana Molleturo, cuatro recibieron el alta médica este lunes 1 de junio del 2020. El quinto se mantendrá en observación en el Hospital Regional Vicente Corral Moscoso, en la capital azuaya.

Mario Castro, jefe de la Subzona de Policía del Azuay, señaló que la situación de este último uniformado es estable. “No es grave, le hicieron unos exámenes que le faltaba y continuará internado hasta saber qué sucede en las próximas 48 horas”.

Los cinco policías fueron emboscados la noche del sábado 30 de mayo del 2020. De acuerdo con el parte policial, la causa es calificada como “tentativa de asesinato, agresión a servidores policiales y destrucción de patrullero policial”. Los agredidos sufrieron hematomas y heridas en el cuero cabelludo.

El hecho se registró a las 19:00 del sábado, cuando los policías retornaban en un patrullero tras verificar una agresión a un comunero. Ellos fueron interceptados por cinco desconocidos, quienes supuestamente les obligaron a bajarse del patrullero y luego de romper sus ventanas arrojaron el vehículo a un barranco de unos 200 metros.

Carlos Morales Pomavilla, presidente de la Junta Parroquial de Molleturo, dijo que tiene pocos detalles sobre la agresión a los policías puesto que su prioridad actual es la emergencia sanitaria que se vive en la parroquia por los contagios de covid-19. “Entiendo que la Policía empezó la investigación y ojalá nos haga conocer los resultados”.

Suplementos digitales