El presidente saliente de Perú se despide con un lla…
Comunidades cercanas a la cárcel de Cotopaxi solicit…
Biden advierte de que los ciberataques pueden acabar…
Nicaragua abre investigación contra esposas de líder…
Un hombre que aparentó el suicidio de su pareja fue …
Los artesanos de Huambaló preparan la Expoferia del …
SRI e IESS dicen que información no ha sido sustraíd…
Brasil suma 1 333 muertes por covid en 24 horas y el…

Familiares de Paúl, Javier y Efraín, periodistas asesinados en la frontera, recordaron este martes 26 de marzo el aniversario del secuestro con un plantón

Los familiares del  reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, este martes 26 de marzo del 2019 frente al Palacio de Carondelet. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Los familiares del reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, este martes 26 de marzo del 2019 frente al Palacio de Carondelet. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Los familiares del reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, este martes 26 de marzo del 2019 frente al Palacio de Carondelet. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Los familiares de los integrantes del equipo periodístico de EL COMERCIO realizaron un plantón la mañana de este martes 26 de marzo del 2019 en las afueras del Palacio de Gobierno, centro de Quito.

Ellos recordaron que hoy se cumple un año del secuestro de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra, el cual terminó con su asesinato a manos de los disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los familiares y compañeros desplegaron carteles sobre el piso con las fotos del reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra. “¡Por Paúl, Javier y Efraín verdad y justicia!”, gritaron al pie del Palacio de Carondelet frente a las cámaras de los medios de comunicación.

Galo Ortega, padre de Javier, lleva colgado una cadena en su cuello, en la Plaza Grande. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Se quejaron de que ha existido indolencia de parte de las autoridades gubernamentales al momento de afrontar la emergencia tras el secuestro. Yadira Aguagallo, pareja del fotógrafo Paúl Rivas, resaltó que el objetivo de las familias es que se haga justicia. “Desvirtuamos y negamos los intentos de cualquier corriente de opinión, las cuales dicen que lo único que buscamos es una reparación económica del Estado. No existe cantidad de dinero que nos devuelva a nuestros familiares”. “Nuestra lucha no es por el dinero”, acotó.

hubo falta de información y colaboración de parte de la FiscalíaAguagallo se quejó de que, en el transcurso de este año, hubo falta de información y colaboración de parte de la Fiscalía. Destacó que se han enterado sobre lo que sucedió más por investigaciones periodísticas que por los datos entregados por las autoridades de Gobierno.

Los familiares de los integrantes del equipo periodístico de EL COMERCIO realizaron un plantón la mañana de este martes 26 de marzo del 2019 en las afueras del Palacio de Gobierno, centro de Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO


Galo Ortega
, padre de Javier, llevaba colgado una cadena en su cuello. Explicó que esta representa el momento que los periodistas vivieron cuando estuvieron en manos de los disidentes de las FARC. “Seguimos fuertes en esta lucha”, recalcó.

También comentaron sobre el audio filtrado por un medio de comunicación digital, a finales del año pasado, en el que se da a entender que el presidente Lenín Moreno no quiso negociar la liberación del equipo periodístico de este Diario. Esa grabación corresponde a una de las reuniones del Consejo de Seguridad Pública del Estado (Cosepe) que se realizó el 17 de abril del 2018, días después de conocer el asesinato de los periodistas.

Ortega precisó sobre ese tema que el Gobierno les ofreció realizar una reunión para tratar lo del audio, pero hasta ahora eso no se ha cumplido. “Estamos esperando y nada, no hay respuestas”.

Ricardo Rivas, hermano de Paúl, manifestó que el silencio es lo único que han recibido de parte de las autoridades. “La última vez que hablamos fue durante la audiencia de la CIDH el 6 de diciembre del 2018”.

Ante eso, él enfatizó que no descansará hasta que se haga justicia y que las autoridades que manejaron el caso, hace un año, les den respuestas claras.