Más cajeros son atacados; se rastrea a bandas extranjeras
Aumentan los casos de variante Delta en Cuenca y en Azogues
Roque Sevilla: ‘Habrá un crecimiento en el turismo p…
El conflicto legal por la Alcaldía de Quito tiene ci…
El coronavirus limitó el acceso a la salud sexual y …
Hernán Orbea: ‘Hay el pretexto de no entender los esfuerzos’
Reunión con el FMI, para ajustar metas y definir desembolsos
El 50% de proyectos de ley tiene impacto en el presupuesto

La investigación penal de su sobrino en EE.UU. involucró al contralor general subrogante Pablo Celi

La Fiscal Salazar participó en los allanamientos que se realizaron con 25 equipos fiscales, en coordinación con unidades de la Policía. Fotos: Fiscalía

La Fiscal Salazar participó en los allanamientos que se realizaron con 25 equipos fiscales, en coordinación con unidades de la Policía. Fotos: Fiscalía

La fiscal Diana Salazar participó en los allanamientos que se realizaron con 25 equipos fiscales, en donde se capturó a Pablo Celi. Fotos: Fiscalía

Luego de que el contralor general del Estado subrogante, Pablo Celi, el exsecretario de la Presidencia José Augusto Briones y seis personas más fueran detenidas por presunta delincuencia organizada relacionada con actos de corrupción en Petroecuador, Contraloría y Secretaría de la Presidencia, los investigadores dieron a conocer más detalles del caso el martes 13 de abirl del 2021.

Este proceso judicial se relaciona con Raúl de la Torre, pariente del contralor Celi y exfuncionario de la estatal petrolera, quien en noviembre del 2019 se declaró culpable del delito de lavado de activos ante la justicia estadounidense.

Según la Fiscalía de ese país, De la Torre conspiró con otros funcionarios de Petroecuador y del gobierno de Ecuador para recibir “millones de dólares en sobornos” a cambio de usar su cargo para permitir a una compañía obtener y mantener contratos y pagos contractuales de la estatal petrolera.

Junto a De la Torre, en EE.UU. también fue detenido Roberto Barrera. En su declaración, él dijo ser cercano a un alto funcionario de Petroecuador, que supervisaba la adjudicación de contratos, así como los pagos en esa empresa.

Las investigaciones determinaron que los detenidos exigieron un soborno de USD 3,1 millones, para ayudar a una compañía a obtener nuevos contratos y agilitar los pagos pendientes.

En la orden de detención, la Fiscalía detalla la relación que tiene José Augusto Briones y Pablo Celi en este caso.

En el documento se dice que Augusto, como secretario de la Presidencia, presuntamente, dispuso mantener en el cargo de Raúl de la Torre como asesor en Petroecuador “para poder recibir los pagos indebidos por medio de él y de terceras personas”.

En el documento judicial además se menciona a un exgerente de Petroecuador, quien habría exigido la entrega de pagos indebidos a una empresa para “autorizar el pago de planillas a través de los funcionarios Raúl de la Torre y Roberto Barrera”.

El hermano del Contralor General es señalado en este proceso. Según la Fiscalía, él habría solicitado y recibido dineros de una empresa para presuntamente desvanecer las glosas que esa compañía mantenía con la Contraloría General del Estado. “Se desvanecieron cinco glosas por USD 13 millones”, dice la Fiscalía.

La entidad indica que esto habría ocurrido “con conocimiento y autorización del contralor general, Pablo Celi”.

Actualmente, el Contralor se encuentra en la zona de aseguramiento de la Unidad e Flagrancias, en el norte de Quito. Está previsto que este 13 de abril del 2021 se realice la audiencia de formulación de cargos en contra de los detenidos en la Corte Nacional.