Cuerpos del equipo de EL COMERCIO llegarán a Quito el 27 de junio; cronología del secuestro y asesinato

Familiares de los periodistas secuestrados y asesinados, por un grupo armado de Colombia, viajaron a Cali para presenciar los protocolos para el reconocimiento de los cuerpos hallados en Tumaco. Foto: Cortesía EL TIEMPO

Familiares de los periodistas secuestrados y asesinados, por un grupo armado de Colombia, viajaron a Cali para presenciar los protocolos para el reconocimiento de los cuerpos hallados en Tumaco. Foto: Cortesía EL TIEMPO

Familiares de los periodistas secuestrados y asesinados, por un grupo armado de Colombia, viajaron a Cali para presenciar los protocolos para el reconocimiento de los cuerpos hallados en Tumaco. Foto: Cortesía EL TIEMPO

La fiscalía de Colombia confirmó este lunes, 25 de junio del 2018, que los cuerpos hallados en una zona selvática de Tumaco, frontera con Ecuador, corresponden a los tres ecuatorianos del equipo de prensa del diario EL COMERCIO, asesinados en cautiverio por un grupo de disidentes de las FARC, Frente Óliver Sinisterra.

Los cadáveres, que fueron recuperados el jueves pasado, 21 de junio, en una zona fronteriza, son los del periodista Javier Ortega (32 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45) y el conductor Efraín Segarra (60), secuestrados el 26 de marzo, según el fiscal del Colombia, Néstor Humberto Martínez.

Los cuerpos de los tres ecuatorianos serán entregados a las autoridades del Ecuador y llegarán este miércoles, 27 de junio a Quito. 

El equipo periodístico de fue secuestrados en Mataje, Esmeraldas, por el grupo armado, liderado por Walther Arizala, conocido con el alias de Guacho, cuando realizaban un reportaje en la frontera, donde operan bandas narcotraficantes.

Los tres fueron asesinados en cautiverio en Colombia, según anunció el gobierno ecuatoriano el 13 de abril. Los captores pretendían la excarcelación de allegados a Guacho presos en Ecuador, a cambio de la liberación de los rehenes.


Cronología del secuestro y asesinato del equipo periodístico de diario EL COMERCIO

Lunes, 26 de marzo

A las 09:30, del 26 de marzo de 2018, el equipo periodístico de diario EL COMERCIO se contactó con la redacción por última vez. Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra se comunicaron desde un hostal vía a Mataje, San Lorenzo, en Esmeraldas.

Martes, 27 de marzo

El Gobierno de Ecuador confirmó, la madrugada del 27 de marzo, que un periodista, un fotógrafo y un conductor de diario EL COMERCIO fueron secuestrados. Ellos realizaban una cobertura en ese sector de la frontera.

Tras reunirse con los familiares de los secuestrados, los ministros de Defensa y del Interior, y el Fiscal General del Estado, activaron los protocolos de seguridad e investigación, con el objetivo de precautelar la integridad de los ciudadanos. La vocería de este caso se encargó al entonces ministro del Interior, César Navas.

En rueda de prensa, Navas informó que la circulación en dicha zona fronteriza se restringiría para quienes no son habitantes de Mataje. También habló de revisar los protocolos de seguridad para el ejercicio periodístico. En ese contexto, indicó que los comunicadores "recibieron las advertencias correspondientes al riesgo de circular por esa zona, el límite político internacional".

Esa noche, periodistas, familiares, amigos y activistas realizaron la primera vigilia en la Plaza Grande, en Quito; y en la Plaza San Francisco, en Guayaquil, bajo la consigna “¡los queremos de vuelta ya!” y la etiqueta “#NosFaltan3. El entonces ministro de Defensa, Ricardo Zambrano; y la vicepresidenta, María Alejandra Vicuña, se presentaron en el
plantón.

A Vicuña se le entregó un manifiesto que solicitaba al Estado salvaguardar la seguridad de los ciudadanos, sobretodo, la de los equipos periodísticos que cubrían la zona de conflicto. Los manifestantes indicaron que los plantones continuarían hasta recibir con vida a sus colegas.

Embajadas, instituciones públicas, organizaciones internacionales, periodistas, políticos y ciudadanos expresaron sus mensajes de solidaridad a las familias de los secuestrados y al diario EL COMERCIO.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) hizo un llamado al Gobierno de Lenín Moreno para que actúe con celeridad. El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) también se pronunció a favor de la liberación inmediata.


Miércoles, 28 de marzo

Más de 500 periodistas ecuatorianos suscribieron una carta con varios pedidos a la Embajada de Colombia, en Quito. En el documento expresaron preocupación por lo ocurrido con el equipo periodístico.

Ese día el Consejo de Seguridad Pública y del Estado, encabezado por el presidente Lenín Moreno, se reunió. El Mandatario recibió información sobre los avances de la investigación.

El entonces Ministro del Interior afirmó que las tres personas secuestradas pasaron por un control militar, en San Lorenzo. “En ese punto se les hizo una inspección y chequeo. Nosotros necesitamos de la prensa, no es que queremos que los periodistas no estén allá (en Mataje). Aprovecho para aclararlo”, dijo.

En declaraciones a los medios, el Jefe de Estado cuestionó la merma en la operatividad, durante los últimos 10 años, de FF.AA. y Policía, al no estar dotados del armamento necesario. Pero aseguró que la respuesta a los grupos delictivos sería “más contundente”. Se resolvió crear un Comité de Seguridad Fronteriza, dirigido por un delegado del Presidente e integrado por nueve instituciones.

Fundamedios, INREDH y la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu) se reunieron con los familiares de los secuestrados. Con base en los protocolos de seguridad para periodistas, se decidió revelar el nombre de una de las víctimas: Paúl Rivas. Entonces se difundió un perfil del fotoperiodista.

En la noche, el comandante del Ejército de Colombia, Alberto Mejía, anticipó que el grupo armado Frente Óliver Sinisterra, al mando de alias Guacho, sería el responsable del secuestro.

Diario El Tiempo, de Colombia, publicó la noticia de la liberación de los secuestrados.

Se difundió que la información se obtuvo de altas fuentes militares. Medios de comunicación ecuatorianos y colombianos lo replicaron.

Jueves, 29 de marzo

César Navas informó que la liberación era mentira. Calificó como “una irresponsabilidad” la actuación de los medios colombianos y afirmó que el anuncio entorpeció las negociaciones.

Fundamedios y FLIP suscribieron una carta para pedir a los mandatarios de Ecuador y Colombia que se articulen para la liberación de los trabajadores de diario EL COMERCIO.

Los ministros del Consejo de Seguridad Pública entregaron información detallada sobre los hechos a la Asamblea Nacional. Se confirmó la existencia de una prueba de vida de los secuestrados.

Sábado, 31 de marzo

El Comité de Crisis se reunió en las instalaciones del ECU 911 con las familias Rivas, Ortega y Segarra. A la cita también asistieron el director de la Dinased, coronel Víctor Arauz; y el defensor del Pueblo, Ramiro Rivadeneira.

Los familiares anunciaron la decisión de difundir los nombres de los otros dos integrantes del equipo periodístico. Informaron a la ciudadanía que las negociaciones continuaban.

Domingo,  1 de abril

Durante la mañana, en una concentración en la Tribuna del Sur (Quito), los familiares informaron que el periodista Javier Ortega, de 32 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45; y el conductor Efraín Segarra, de 60; estaban secuestrados. Se pidió a los captores que los devuelvan con vida.

Ricardo Rivas, hermano de Paúl Rivas, señaló que se decidió revelar las identidades para que todo el país se una a su causa y haya una pronta liberación. "Hasta ahora, por recomendaciones oficiales y para garantizar la seguridad y buen avance de las investigaciones, se ha mantenido la identidad reservada, pero cuando han transcurrido siete días desde la confirmación del secuestro, decidimos que es prudente terminar con este sigilo y dar nombre y rostro a nuestros seres queridos. Lo hacemos conscientes de que en el mundo entero, una de las formas de proteger a periodistas secuestrados es dando a conocer su identidad", manifestó.

Tras esta decisión, se creó la página de Facebook @NosFaltanTres; y una cuenta en Twitter con el mismo nombre. En ambos perfiles se comparten videos y fotografías sobre la campaña de liberación.


Lunes,  2 de abril

Los familiares aprovecharon el cambio de guardia presidencial para manifestarse y visibilizar el caso. Exigieron que no quede en el olvido.

Alejandro Ortega, hermano del periodista Javier Ortega, indicó a Agencia EFE que las autoridades no les proporcionaron datos adicionales a la prueba de vida (video) que les mostraron anteriormente. “Estamos impacientes y necesitamos más información”, señaló.

Las familias visitaron medios de comunicación. Sus declaraciones se centraron en que el Estado debe garantizar la seguridad de quienes realizan su trabajo y cumplen con la labor de informar, a pesar de los peligros en la zona fronteriza.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) recriminó el secuestro de la libertad de prensa en Ecuador y condenó la retención del equipo. En un comunicado, el organismo internacional instó a las autoridades ecuatorianas a intervenir para que se libera a Paúl, Javier y Efraín.

Martes, 3 de abril

Noticias RCN, de Colombia, difundió en la madrugada un video que correspondía a una prueba de vida. Allí, los periodistas aparecían encadenados y se dirigían al presidente Lenín Moreno, exponiendo las condiciones de los captores para su liberación.

En el audiovisual se observa a los tres hombres con cadenas y candados que rodeaban sus cuellos. Ortega, abrazado a Rivas y Segarra, dice: “presidente Lenín Moreno, en sus manos están nuestras vidas. Ellos lo único que quieren es el intercambio de sus tres detenidos en Ecuador por nuestras vidas para ir sanos y salvos a Ecuador. Y también la anulación de ese convenio que tiene Ecuador y Colombia para acabar con el terrorismo”.

Hasta ese momento se conocía la existencia de dos videos que probaban que ellos estaban vivos. En el primero, expuesto por las autoridades ecuatorianas a los familiares, no aparecían encadenados. En el segundo, las condiciones de los periodistas habían cambiado.

A las 09:00 de ese día, el Comité de Crisis se reunió nuevamente con las familias, en las instalaciones del ECU 911. En la reunión también participó el secretario de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán; y el defensor del Pueblo, Ramiro Rivadeneira.

Los familiares quedaron afectados tras la viralización del segundo video en medios de comunicación y redes sociales. “La preocupación nos invade, el video es desgarrador...”, dijo Christian Segarra, hijo del conductor.

El exministro del Interior se manifestó sobre las exigencias de los secuestradores. “Qué pena que se haya filtrado (video) porque es parte de todo el proceso técnico que se está llevando por parte de los equipos de la policía. Hoy vamos a informar a los familiares cómo avanza el proceso. Creo que el hecho de poder verlos con vida y en las condiciones estables que están es positivo. Vamos a analizar los cursos de acción que vamos a hacer”.

Lenín Moreno se reunió en el Palacio de Carondelet con los exjefes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y generales en servicio pasivo, Paco Moncayo y Fabián Varela; además del general en servicio pasivo de la Policía, Euclides Mantilla. El objetivo, conocer sus criterios sobre la situación y analizar la posibilidad de formar un Consejo de Asesores de Seguridad para la Presidencia.

Familiares, amigos y colegas entregaron una carta dirigida al papa Francisco, en la Nunciatura Apostólica (Quito). En la misiva, se solicitaba al Sumo Pontífice su apoyo e intercesión en la causa.

A través de Twitter, el relator para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Édison Lanza, expresó su extrema preocupación por los periodistas secuestrados. Instó a los Estados ecuatoriano y colombiano a coordinar esfuerzos para garantizar su liberación.

Fundamedios juntó a más de 90 periodistas, académicos, activistas y organizaciones nacionales e internacionales para solicitar a los mandatarios de Ecuador y Colombia, a través de una carta, asumir corresponsabilidad en la resolución del conflicto.


Miércoles, 4 de abril

El noveno día de vigilia para exigir la liberación del equipo periodístico convocó a más de 70 personas en la Plaza de la Independencia, en Quito. Los manifestantes pidieron la intervención del papa Francisco en el proceso de rescate de los periodistas, así de la Cruz Roja Internacional. El objetivo de esta acción era establecer un tercero neutral que vele por el bienestar físico y emocional de los tres ecuatorianos.

El entonces ministro de Defensa, Patricio Zambrano, informó en su cuenta de Twitter que la camioneta en que se movilizaba el equipo fue recuperada. Por su parte, el exministro del Interior afirmó que “lo que se ha dicho, y lo hemos comentado dentro del Comité de Crisis, es que tenemos información y se ha establecido un diálogo con los secuestradores; pero es un proceso que toma su tiempo. No se trata que vayamos a ceder como Estado a ninguna presión”.


Jueves, 5 de abril

El presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, Monseñor Eugenio Arellano, recibió a las familias Ortega, Rivas y Segarra. Tras la cita, el religioso instó al Gobierno Nacional a estudiar la posibilidad del canje de los secuestrados por los tres disidentes detenidos.

En diálogo con la prensa, Ricardo Rivas, hermano de Paúl, dijo tener claro que los captores hicieron dos exigencias. Agradeció la firmeza de Monseñor Arellano al solicitar la liberación de los secuestrados. "Ya es hora que el Gobierno de Colombia no vea el costo político que les representa a ellos, sino que vean que son tres seres humanos y la vida no es negociable", sostuvo. El presidente Moreno se pronunció sobre el secuestro. "Vamos a hacer que Javier, Paúl y Efraín regresen con vida, es nuestra alta prioridad. Como Presidente comprometo todos nuestros esfuerzos para que se haga realidad", dijo el Mandatario.

Mientras tanto, el Ministerio de Defensa de Colombia felicitó a las Fuerzas Armadas de Ecuador y al exministro Zambrano por capturar el miércoles 4 de abril a cuatro personas que estarían vinculadas al grupo narcoterrorista. Entre los detenidos se dijo estaba el cuñado de ‘Guacho’.


Domingo 8 de abril

Se realizó un ciclopaseo y un plantón, en Quito, como medida de presión para conseguir la liberación.


Lunes 9 de abril

César Navas expresó que no existió un proceso de negociación con el Frente Óliver Sinisterra. Según el exfuncionario, había cuatro escenarios para liberar a los secuestrados, pero no dio detalles.

Ramiro Mantilla, entonces comandante de la Policía, explicó que la Unase está a cargo del caso. También confirmó que no había otra prueba de vida.

Según el oficial, la prioridad era mantener con vida a los periodistas y, "para bajar la tensión", los efectivos policiales y militares se ubicaron en las afueras de los poblados de Mataje y El Pan, en Esmeraldas.

Martes 10 de abril

Los familiares de los secuestrados se reunieron con el presidente Lenín Moreno y su equipo ministerial en el Palacio de Carondelet. Ricardo Rivas, resaltó el compromiso del Gobierno para que sus familiares “regresen con vida, es el objetivo primordial de todo este proceso”.

Miércoles 11 de abril

Medios colombianos como Revista Semana y Radio Blu divulgaron un comunicado atribuido al frente Oliver Sinisterra. En la carta se informaba que Rivas, Ortega y Segarra fueron asesinados.

En el documento se afirmaba que los gobiernos de Ecuador y Colombia “no quisieron salvarle la vida” a los tres ecuatorianos y “se fueron por la vía militar, haciendo desembarcos en varios puntos donde se encontraban los retenidos, lo cual produjo su muerte”.

Navas negó que se hayan realizado operaciones ofensivas en la zona. Por su parte, el ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, aseguró que no tenían ningún elemento que permita afirmar que la autenticidad del comunicado.

La autoridad colombiana añadió que no se había producido desembarcos ni acciones especiales, que no sean de conocimiento y coordinación con las Fuerzas Armadas de Ecuador.

Jueves 12 de abril

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares en favor del equipo de prensa, dando respuesta favorable al pedido hecho dos días antes por parte de la FLIP, Fundamedios y los familiares de los comunicadores.

Fundamedios confirmó, a través de su cuenta de Twitter, que “hemos recibido fotografías de @NoticiasRCN relacionadas con la situación del equipo periodístico secuestrado. Las hemos puesto en conocimiento de las autoridades y de las familias y estamos a la espera de cualquier confirmación oficial #NosFaltan3”.

En la noche, César Navas y el coronel Fausto Olivo, coordinador de Criminalística, informaron que existe una alta probabilidad de que las personas asesinadas que aparecían en una serie de fotografías sean los miembros del equipo periodístico. Lenín Moreno dio un plazo de doce horas a los secuestradores para que entreguen una prueba de vida.

Viernes 13 de abril

Al cumplirse el plazo de 12 horas, cerca de las 13:00, Moreno confirmó el asesinato del periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra. “Lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato (...). Los criminales nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos, querían ganar tiempo”, apuntó.

Fundamedios recalcó que hasta que se no se encuentren sus cuerpos, legalmente no se puede declarar la muerte de los periodistas. Tampoco iniciar acciones militares o policiales de amplia escala, pues contradicen las medidas cautelares dictadas por la CIDH.

Fundamedios y la FLIP, de Colombia, recibieron a través de RCN Noticias un comunicado firmado por “Dirección Frente Óliver Sinisterra”, la cual se entregó a las autoridades. El texto afirmaba que los trabajadores de diario EL COMERCIO estaban muertos y pedía generar condiciones humanitarias para la entrega de los cuerpos.

Lunes 16 de abril

Un nuevo comunicado atribuido al Frente Óliver Sinisterra anunció la suspensión de cualquier actividad humanitaria en relación a la entrega de los cuerpos.

Esto ocurrió mientras en Quito, las autoridades de ambos países se encontraban en el denominado Plan ‘3+2’, que pretendía coordinar acciones conjuntas en la frontera norte, entre Ecuador y Colombia.

Además, el presidente Moreno dio el plazo de 10 días para que los ministros del Interior y Defensa capturen a alias Guacho.

Martes, 17 de abril 2018

El Consejo de Seguridad de Ecuador se reunió en Carondelet para tratar la situación. Se desmintió que los otros dos secuestrados (Óscar Villacís y Katty Vanessa Velasco) formaran parte del equipo de inteligencia ecuatoriano.

César Navas
indicó que la última comunicación con los secuestradores data del 16 de abril. Afirmó y que no existía información sobre los cadáveres.


Miércoles, 18 de abril

El presidente Lenín Moreno anunció que Ecuador ya no sería garante del proceso de paz entre el Gobierno de Colombia y el ELN. Ordenó frenar las conversaciones “mientras el ELN no se comprometa a dejar las actividades terroristas”.

Jueves, 19 de abril

Autoridades colombianas capturaron a Brayan, uno de los lugartenientes de alias Guacho. El hombre está vinculado a la red de violencia en la frontera entre Ecuador y Colombia.

Las operaciones militares colombianas en contra el narcotráfico y en la búsqueda de Guacho continuaban en la zona.

En varias ciudades del país se realiza la marcha por la paz. Miles de personas participaron en esta manifestación. 


Viernes, 20 de abril

Se informó que alias Guacho brinda seguridad al cártel de Sinaloa, de México, en la frontera colombo-ecuatoriana, la ruta que utilizan trasladar la droga desde Colombia hasta México y luego a Estados Unidos. César Navas visitó las provincias limítrofes en Ecuador.

Las cancilleres de Ecuador y Colombia, María Fernanda Espinosa y María Ángela Holguín, se reunieron en Washington con el Secretario general de la OEA para abordar la situación de la frontera común. Solicitar el apoyo de los países de la región para luchar en contra del narcotráfico.

Miércoles, 25 de abril

Se inauguró en Quito la exposición fotográfica de Paúl Rivas. Ese día se celebraba el cumpleaños 46 del fotoperiodista.


Viernes, 27 de abril

Renunciaron al Ministerio del Interior y Defensa, César Navas y Patricio Zambrano, respectivamente. Esto, luego de cumplirse el plazo de 10 días que previamente otorgó el presidente Lenín Moreno para la captura de Guacho.

Lunes, 30 de abril

El grupo disidente de las FARC, liderado por alias Guacho, pidió un "corredor humanitario" en la frontera entre Colombia y Ecuador para devolver los cuerpos de los tres trabajadores de EL COMERCIO; así como a los retenidos Óscar y Vanessa. Se pidió el cese al fuego.


Miércoles, 2 de mayo

La vicepresidenta, María Alejandra Vicuña, informó que el Gobierno ecuatoriano evaluaba la veracidad del comunicado enviado por el frente Óliver Sinisterra.

Familiares del equipo periodístico pidieron que no se abandone la búsqueda de los cuerpos.


Jueves, 3 de mayo

El secretario de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, informó que el Gobierno esperaba las coordenadas de la ubicación de los cuerpos, para retirar a los miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía y dar paso al Comité Internacional de la Cruz Roja.

Periodistas ecuatorianos vestidos de blanco y la ciudadanía realizaron un plantón en la avenida Naciones Unidas, en Quito, para crear conciencia a propósito del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Viernes, 4 de mayo

Los familiares de Javier, Efraín y Paúl se reunieron con la Comisión de Soberanía, Integración y Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional.

Revelaron las acciones tomadas por las autoridades ecuatorianas desde que conocieron el secuestro hasta que se confirmó el asesinato.

Lunes, 7 de mayo

Los familiares del equipo periodístico se reunieron con la ministra de Justicia, Rosana Alvarado; y el secretario particular del Presidente, Juan Sebastián Roldán, para conocer el proceso de negociación que repatriaría los cadáveres de las víctimas. Se expresó la necesidad de conformar una Comisión Internacional, en que participé la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Roldán solicitó a Alvarado retomar los diálogos con los familiares, con el objetivo de entregar toda la información sobre el caso a través de la Comisión Internacional e insistir en la recuperación de los cuerpos.

Martes, 8 de mayo

Por segundo día consecutivo, los familiares se reunieron con autoridades gubernamentales. Esta vez, con la Ministra de Justicia y el fiscal general, Paúl Pérez.

Se puntualizó en las acciones para la intervención de organismos civiles e independientes para la repatriación de los cuerpos, uno de ellos la CIDH. Los familiares anunciaron que viajarían a Colombia para reunirse con autoridades, instituciones y medios de comunicación, para lograr recuperar los cuerpos.

El pedido para la conformación de expertos independientes que investigue y vigile los hechos, pedido que hizo Fundamedios, FLIP y las familiares de las víctimas a Paulo Abrão, secretario ejecutivo de la CIDH, y Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el pasado 21 de abril.

Miércoles, 9 de mayo

La entonces canciller María Fernanda Espinosa manifestó que la recuperación de los cuerpos era prioridad para Ecuador, puesto que es “un tema humanitario y de los derechos fundamentales de los familiares”.


Jueves, 10 de mayo

La excanciller, el Secretario de la Presidencia y el Secretario de Comunicación anunciaron que se levantaría el sigilo de la información sobre el secuestro y asesinato. “El Presidente cumplirá con su compromiso de desclasificar la información del caso y entregarla a los familiares”, dijo María Fernanda Espinosa.

Sábado, 12 de mayo

En el período 168 de sesiones de la CIDH, en República Dominicana, se confirmó la integración de un grupo para acompañar las investigaciones en Ecuador y Colombia.

Lunes, 14 de mayo

El Gobierno entregó la información desclasificada sobre las acciones que emprendió en el secuestro y asesinato de Javier, Efraín y Paúl. En la entrega participaron los ministros de Defensa, Interior, Justicia y el consejero presidencial. No estuvo el presidente Lenín Moreno.

Los familiares guardaron los documentos en una caja fuerte, hasta que el arribo del equipo de la Comisión Interamericana.

Martes, 15 de mayo

Los familiares de las víctimas fueron recibidos por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos. En la cita se solicitó la participación del gobierno de Colombia para localizar los cadáveres; y su colaboración en el trabajo de la CIDH.

En el encuentro también participaron el vicepresidente colombiano Óscar Naranjo, la canciller María Ángela Holguín; el ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas; y el embajador de Ecuador en Colombia, Rafael Paredes Proaño.

En Colombia también se reunieron con el Fiscal General, el Procurador y el Director de la Policía Antisecuestro para conocer sobre el trabajo que se realizaba para encontrar los cuerpos.


Miércoles, 23 de mayo

Una delegación de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) se reunió en Quito con el presidente Lenín Moreno para hablar de la protección a los periodistas, la libertad de prensa y la Ley de Comunicación.

El presidente de ese organismo, Gustavo Mohme, aseguró que la visita se realizaba a raíz del asesinato de los tres periodistas. Además, se comprometió a emprender una campaña para recuperar los cadáveres de los trabajadores de EL COMERCIO.

Miércoles, 30 de mayo

Los familiares recibieron el vehículo en que el equipo periodístico se desplazó a la frontera de Ecuador y Colombia. También recibieron algunas pertenencias de las víctimas.

Viernes, 8 de junio

La CIDH anunció ese día que se desarrollaría la primera reunión de trabajo del Equipo de Seguimiento Especial (ESE), conformado para investigar y esclarecer el secuestro y asesinato.

Paulo Abrao, secretario ejecutivo de la CIDH, puso en conocimiento el plan de trabajo y las acciones del ESE, para mediados de junio y diciembre de 2018, de conformidad con las atribuciones y mecanismos dispuestos en la Convención Americana, Estatuto y Reglamento.

Jueves, 14 de junio

En Washington, Estados Unidos, Fundamedios organizó diversas reuniones con activistas y miembros de la sociedad civil, vinculados a la libertad de expresión y prensa. César Ricaurte, director de Fundamedios, dijo que “básicamente es el establecimiento de una comisión al interior de la CIDH que va a hacer un seguimiento especial de las investigaciones con tres visitas a los países (...) y unos expertos que van a estar siguiendo en campo lo que están haciendo las fiscalías”.

Viernes 15 de junio

Se realizó la primera reunión de trabajo, en la sede de la CIDH, en Estados Unidos, con representantes del Estado ecuatoriano, de Colombia y con familiares de las víctimas, en el marco de una medida cautelar dictada por ese organismo internacional, donde se definieron los términos de la labor.

El relator especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, Édison Lanza, manifestó que el ESE cumplirá cinco objetivos para investigar el secuestro y asesinato.

A fin de mes se iniciaría el trabajo que durará seis meses. La información desclasificada del caso, que fue entregada a los familiares de las víctimas, será conocida por ese equipo de seguimiento que hará tres visitas a Ecuador.

Martes, 19 de junio

Los familiares de las víctimas y los representantes de Fundamedios y FLIP, las organizaciones peticionarias ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, ratificaron que el ESE, conformado por la CIDH, realizará tres visitas a Ecuador entre julio y diciembre de 2018.

Jueves, 21 de junio

En la tarde del 21 de junio, radio Caracol de Colombia, primero, y el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, después, mediante sus cuentas de Twitter anunciaron que se encontraron cuatro cuerpos en la zona rural del Alto Mira, tres de ellos corresponderían a los tres periodistas.

La familias, en un comunicado difundido por redes, afirmaron que ni las autoridades de Colombia ni de Ecuador les informaron formalmente de ese operativo. “Nos hemos enterado nuevamente por las redes sociales”, manifestó Yadira Aguagallo, una de las voceros de las familias.

El Comité de la Cruz Roja Internacional en Colombia publicó en Twitter que está en contacto con las presidencias de Colombia y Ecuador, así como con los familiares para dar acompañamiento al proceso.

El Gobierno de Ecuador se pronunció a través de redes sociales. En el comunicado se expresó que se realizaban las pericias necesarias por parte de las autoridades colombianas para corroborar los hechos. Las autoridades ecuatorianas anunciaron la conformación de una delegación con representantes de la Senain, el Ministerio de Justicia y otros peritos para viajar a Cali a comprobar si los cuerpos correspondían a las víctimas.

Viernes 22 de junio

Los familiares de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra viajaron a Cali. El presidente Lenín Moreno indicó que envió una delegación oficial para verificar la información difundida por el Gobierno colombiano.

Pasado el mediodía, los cuerpos llegaron al Instituto de Medicina Legal, en Cali.

Sábado, 23 de junio

En la madrugada del sábado los familiares de las víctimas exigieron a la Cancillería ecuatoriana y al presidente Lenín Moreno realizar una nota de protesta por “el irrespetuoso y cruel manejo de la información sobre sus seres queridos”.

El secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, ofreció sus condolencias a las familias de los periodistas ecuatorianos. Aseguró que “se continuará con el equipo especial de seguimiento para acompañar los avances de la investigación y alcanzar la justicia”.

Ante el comunicado divulgado la mañana del 23 de junio por los familiares de Xavier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, integrantes del equipo periodístico de Diario EL COMERCIO, Fundamedios expresó su total respaldo a sus exigencias en un comunicado.

Se reiteró el pedido para que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ponga en funcionamiento el Equipo de Seguimiento Especial, ESE y que se haga presente en los momentos críticos de la investigación.

La Cancillería de Colombia respondió a la nota de protesta del Estado ecuatoriano. En el documento se expuso que el Gobierno colombiano comunicó sobre el hallazgo de los cadáveres a la Cancillería de Ecuador y al Ministerio del Interior, antes de que Juan Manuel Santos publique la noticia en Twitter, el pasado 21 de junio.

Domingo 24 de junio

Los familiares de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra se reunieron con Carlos Negret, defensor del Pueblo de Colombia, y demás funcionarios en una cita reservada. Tras el encuentro, ofrecieron una rueda de prensa. Negret dijo que en su país se hacen las “investigaciones necesarias” para aclarar lo sucedido.

Lunes 25 de junio

La Fiscalía de Colombia confirmó que los cuerpos corresponden al equipo periodístico de diario EL COMERCIO.

Acto seguido, a través de un comunicado, el Ministerio de Defensa y la Cancillería de Colombia confirmaron que los cuerpos pertenecen a Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra. Indicaron que estos serán entregados a las autoridades ecuatorianas.

Suplementos digitales