Paola Pabón: ‘entre el gobierno y la gente, nuestra …
Turismo decae por cierre del puente que une Ecuador …
Atractivos turísticos de Turquía, lejos del epicentr…
20 de 24 alcaldes no se reeligieron en Azuay, Cañar y Loja
Jorge Yunda dice que robaron su casa
El fenómeno 'triggering' que inquieta a los expertos…
Caravana con Aquiles Álvarez y Marcela Aguiñaga conv…
Esposa de Omar Menéndez le dejó un sentido mensaje

Rafael Díaz Icaza tuvo un homenaje

Redacción Guayaquil

Allí estuvieron escritores y poetas,   compañeros de docencia y ex alumnos, familiares y amigos. En sus intervenciones destacaron la obra     de Rafael Díaz Icaza (Guayaquil, 1925) y lo hicieron leyendo sus poemas. El escritor ha publicado      ocho libros de poesía, dos novelas y seis obras de cuentos.

Cuando comencé a escribir, Rafael Díaz Icaza fue un referente
Fernando Cazón Vera
EscritorCristóbal Garcés   recordó    los años cuando,  con el homenajeado, conformaron el  grupo literario Madrugada, capítulo Guayaquil.  También su relación con Benjamín Carrión y Jorge

Enrique Adoum y el paso  que tuvo por         la Presidencia de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo del Guayas, “en cuya gestión se publicaron más de 100 títulos”.
Nicanor J. de Alejandro, Fernando Cazón Vera, Sonia Manza dijeron palabras de afecto a quien consideran como un referente de la poesía. Incluso, Manzano dijo que ya es momento  de que reciba el Premio Eugenio Espejo. 

Antes de que Siomara España leyera   Ciudad nocturna,   poema que se refiere  a Guayaquil, habló de los conocimientos, experiencia y amistad que recibió de Rafael Díaz, a quien llamó maestro.

Augusto Rodríguez recordó su artículo  ‘Rafael Díaz Icaza: nuestro gran escritor’, publicado en  el número 5 de la revista   El Quirófano. En el texto  se congratula por la antología   publicada por la editorial Archipiélago, bajo el título  Bestia pura del alba (2007).

Recordó lo que el homenajeado escribió para esa publicación: “Creo en una poesía para orar y para maldecir: para vivir la fugacidad de cada día y la eternidad de cada minuto. Para llevarla, junto al cerebro y al corazón, en los trajines arcangélicos y en los oídos satánicos; para ir nutriendo de uno, animando de uno, confundiéndola con uno, hasta que no pueda existir ninguna mágica frontera entre la obra y su autor”.
 
Rafael Díaz Icaza habló a través de su hija, Martha. Ella leyó un texto preparado por su padre para este acto. El acto  fue organizado por la Subsecretaría de Cultura. Al finalizar el acto, Luis Silva, subsecretario, entregó una placa.