¿Estuvo Simón Bolívar en la Batalla de Pichincha?
OMS eleva a 131 los casos de viruela del mono; gobie…
Bill Gates no compra criptomonedas
EN VIVO: Guillermo Lasso brinda su Informe a la Nación
La roca que obstaculiza la vía Alóag-Santo Domingo e…
Proceso electoral contará con un resupuesto de USD 9…
CNE cerró registro de partidos con 276 agrupaciones …
Desfile cívico se desarrolló en el centro de Guayaqu…

Cada año se suman 17 539 vehículos nuevos en Quito

Con el regreso del pico y placa en la capital volvieron los grandes embotellamientos diarios, como en el sector de El Trébol, en el centro. Foto: Diego Pallero / El Comercio

Cada año, al parque automotor de Quito se suman 17 539 vehículos. Es decir, según las estimaciones de la Secretaría de Movilidad, el crecimiento promedio anual se ubica en el 4,9% y eso repercute en la movilidad y en el medioambiente. 

En las calles, la percepción es que cada vez hay más tráfico. Esta sensación se fortaleció después de que la capital vivió por casi un año y medio la reducción de carros en las vías debido a las restricciones por la pandemia del covid-19.  
En noviembre pasado volvió el pico y placa. Para los conductores, retornaron las congestiones de los tiempos de prepandemia.  

Julián Mármol viaja a diario entre Carcelén y el sector de La Alameda. Comentó que durante los confinamientos, ese trayecto podía hacerlo en máximo 40 minutos viajando en bus. Ahora, ese periplo puede llegar en horas pico hasta los 60 minutos. 

En vehículo particular los tiempos de traslado se incrementaron. Por ejemplo Graciela Páez, que vive en Tumbaco y viaja a diario a Quito, contó que durante las restricciones el viaje hasta el túnel Guayasamín podía tomar unos 20 minutos. Ahora, en las noches, el regreso le toma hasta 35. 

En diciembre pasado, a propósito de una evaluación sobre el retorno del pico y placa, la Secretaría de Movilidad dijo que el parque automotor de la ciudad asciende a cerca de 513 000 vehículos.  

Sin embargo, al cierre de 2021, la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) matriculó 404 327. Es decir, hay una diferencia de 108 673 automotores que no cumplieron con el trámite. Además, según la misma AMT, la proyección de matriculación del año pasado era de 420 000 carros. 

¿Cómo se explica? El ente de control de Tránsito en Quito reconoce que no todos los vehículos cumplen con la matriculación en la ciudad. Para completar el trámite pueden recurrir a otras provincias. 

Además, a decir de la Secretaría, el total del parque automotor se estableció con base en una proyección, tomando en cuenta que en 2020 no se realizó la revisión técnica vehicular por la pandemia. A esto se suman los vehículos que a diario ingresan a Quito de otros cantones, como Rumiñahui. 

Hay contradicciones en las cifras entre la AMT encargada de la matriculación, la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) y la Secretaría de Movilidad. Por ejemplo, en 2019, año del que hay datos de las tres entidades, la AMT matricu­ló 465 099, la Secretaría de Movilidad tiene el dato de que se presentaron a la revisión técnica 471 493 y, según la ANT, obtuvieron la matrícula 288 643. 

El crecimiento anual del parque automotor no puede evaluarse de forma positiva. Movilidad señaló: “El crecimiento impacta de manera negativa en las ciudades en las que su principal medio es el ve­hículo particular”. 

La entidad municipal aseguró que existe afectación no solo en la movilidad sino también en la calidad del aire. “De ahí la importancia de medidas que prioricen el uso de modos de transporte sostenibles”, destacó. De acuerdo con los datos de la Secretaría de Ambiente sobre las emisiones de CO2, el sector del transporte genera el 40% de las emisiones de los gases de efecto invernadero en Quito. 

La Secretaría de Movilidad, que toma los datos de Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade), señaló que ha existido un aproximado de 9,9% de esas ventas solamente en la provincia de Pichincha. 

Suplementos digitales