Corte Constitucional da paso a consulta popular anti…
Robos a locales y asaltos a personas registran cámar…
Remoción de Sofía Almeida, vía rápida para agilizar …
Municipios buscan USD 300 millones en el exterior co…
Ministro de Defensa pidió a la Asamblea definiciones…
Hombre fue hallado sin vida en av. Simón Bolívar, en Quito
La audiencia de formulación de cargos contra Fernand…
Guayaquil y Durán registraron lluvias catalogadas de…

Maquinaria limpia la piscina de captación del barrio Osorio

Limpieza de la piscina de captación de agua del barrio Osorio. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

La maquinaria y obreros de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps) limpian los sedimentos que se acumularon en la piscina de captación del barrio Osorio, ubicado en el noroccidente de Quito, este martes 14 de diciembre del 2021. 

Remueven tierra, piedras y troncos de árboles mientras una leve llovizna cae en el lugar durante la mañana. Silvana Lara, directora de Gestión de Riesgos del Municipio, indica que los trabajos de limpieza se realizan de forma permanente en el lugar las 24 horas. “No se tapó, pero las precipitaciones son altas y generaron flujos de rocas y lodo provenientes del canal de arriba”. 

Al principio de la emergencia -acota la funcionaria- troncos de árboles y vegetación taparon los puntos de desfogue de agua de la piscina, pero el inconveniente fue solventado de forma inmediata. 

Cerca de 40 de obreros intervienen en la zona y permanecerán allí para monitorearla. 

Temporal

Diego Jurado, director del Centro de Operaciones de Emergencia (COE Metropolitano), indica que las lluvias del último fin de semana fueron muy fuertes. 

“En años anteriores se registraron 68 litros por metro cuadrado, pero el último sábado el promedio fue de 87”. 

Las cuadrillas se desplegaron en las quebradas Caicedo y San Isidro. El lunes se conformó una mesa técnica que analizó la situación de las zonas más afectadas por el temporal. 

Se llegó a la conclusión de que en el noroccidente se produjo la mayor cantidad de alertas. Por ejemplo, en Atucucho hubo varios deslizamientos de tierra en vías secundarias.

En Quito hay 72 vecindarios susceptibles a inundaciones y 78 a deslizamientos de tierra, los cuales son monitoreados. 

Personal de la Epmaps, con el apoyo del Cuerpo de Bomberos de Quito y la Secretaría de Seguridad, monitorea y trabaja con maquinaria pesada en la limpieza de las bocas de las estructuras de captación de las quebradas. 

El objetivo es habilitar el flujo del agua que se encuentra acumulada en el ingreso. Los principales embalses de las quebradas Osorio y Caicedo se encuentran funcionando normalmente y no presentan novedades. 

Suplementos digitales