Sindicatos piden al CAL que devuelva el proyecto eco…
Superintendencia autoriza a Zaimella del Ecuador la …
Un tribunal de Pakistán condena a muerte a una mujer…
Juicio contra alias ‘Ñorqui’ por el ases…
OMS concluye que parte de su personal cometió abusos…
Partido Socialdemócrata alemán convoca a verdes y li…
El Papa habla de los ‘pecados’ de la Igl…
Militares y policías encuentran 47 armas de fuego en…

58 minutos de ‘toma y daca’ se vivieron en el Concejo de Quito

En total, 19 concejales asistieron al llamado a la sesión que hizo ayer Jorge Yunda. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Por casi una hora, los concejales y el alcalde Jorge Yunda mantuvieron un cruce de acusaciones. La posibilidad de una tercera inasistencia y el afán del Burgomaestre de demostrar que ejerce el cargo, reunió al Concejo tras dos convocatorias fallidas.

La sesión tenía un solo punto en el orden del día: cambio de integrantes en las Comisiones del Concejo de Quito. Fue solo el pretexto para medir fuerzas en el interior del Cabildo. Al final, el punto no fue abordado.

La instalación se registró a las 10:05 de ayer, 15 de julio del 2021. Yunda pidió que la secretaria constate el quórum. En ese momento solo 16 ediles estaban presentes. Sin embargo, eran los suficientes para iniciar. Más tarde se sumaron tres para completar 19.

Marco Collaguazo, Orlando Núñez y la alterna de Luis Robles, Marcia Méndez, estuvieron entre los primeros en entrar a la sala.

Antes de ellos, al extremo izquierdo del sillón del Alcalde se ubicó la Procuradora, Gabriela Obando, quien el martes pasado había advertido a los concejales con sanciones por inasistencias.

Los ediles de oposición dijeron no tener miedo a esas amenazas; sin embargo, no se arriesgaron a faltar por tercera ocasión seguida, y justificaron su presencia diciendo que asistieron para demostrar que están trabajando.

Del otro lado, Yunda intentó explicar que, pese a que el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) ratificó su remoción, él gobierna. Fue la concejala Luz Elena Coloma quien expuso lo inoportuno del llamado.

Los alrededores del Cabildo permanecieron cercados y con resguardo de 200 policías. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Cuestionó al Burgomaestre el haberles convocado para tratar un punto sobre el cual no había informe alguno. La estrategia que adoptaron algunos de los ediles de oposición fue enviar a su alterno. Por ejemplo, el vicealcalde Santiago Guarderas, no asistió y principalizó a Amparo Narváez.

Las medidas cautelares, la acción de protección y los reclamos a la Procuradora Metropolitana, ocuparon los discursos de cada edil. La primera en interpelar a Yunda fue Brith Vaca, de Compromiso Social.

De pie pidió que Yunda la mirara y recurrió a la Biblia para cuestionarlo: “La constitución de la justicia divina dice: sométase toda persona a las autoridades superiores”.

Después, Vaca hizo un repaso por el procedimiento de remoción. Fue enfática al decir que el Concejo y el TCE son las autoridades competentes. Cerró su intervención con la frase: “aquí estamos para que Quito no se Yunda más”.

La concejala Paulina Izurieta arremetió contra Obando. Enérgica, le dijo que maltrató a los concejales tomándose atribuciones. “Ha sepultado su carrera profesional”, le repitió mientras se miraban a los ojos.

Sobre los recursos legales interpuestos por Yunda, Coloma cuestionó el mecanismo para acceder a ellos. “Un juez no puede suspender una decisión de última instancia como el TCE pero, usted sí lo consiguió. No sé con qué artimañas”.

A eso, Yunda respondió que no se le puede endilgar actividades ilícitas o artimañas. En ese punto, por tercera vez, el Burgomaestre pidió que los ediles se limiten al orden del día. Ese llamado no fue escuchado durante toda la reunión.

Para Yunda, no existen las causales de remoción. Lo repitió en cada oportunidad que tuvo tras la intervención de los concejales. Está convencido de que, por sus votantes, está obligado a recurrir a todas las instancias legales.

Sin embargo, en el Concejo las posiciones estaban definidas. Fue después de la intervención del concejal Juan Manuel Carrión que todo acabó.

El edil le dijo, entre otras cosas: “Ese loro tiene adláteres, que no se le separan para amenazar. Usted nos convoca mañana para elegir vicealcaldesa. Estás desubicado Jorge, tú ya no eres el Alcalde de Quito”.

Acto seguido, los ediles de oposición dejaron la sala. Eran ya las 11:03 cuando Yunda, ante la falta de quórum, decidió clausurar la sesión. Solo se quedaron ocho concejales.

Uno de ellos fue Luis Reina. Él graficó con pertinencia la situación. “Estas son las reales condiciones. Para nombrar comisiones se necesitan votos. Para elegir vicealcaldesa se necesitan votos. Si piensa que así va a seguir trabajando ya depende de usted”.

Para hoy, 16 de julio, está convocada una nueva sesión. El único punto es la designación de vicealcaldesa, lo que es ilegal según los concejales de oposición.

Suplementos digitales