Calma en la Universidad Central en el día 15 de movi…
¿Cuál es la importancia de la vía Calacalí?
Momentos de tensión se vivieron en los exteriores de…
Unes y Pachakutik arremetieron contra ministros por …
Locales comerciales del Puente del Guambra afectados…
Gobierno no acoge reducción de 40 centavos a combustibles
Aceite popular será hasta un 20% más económico
Reemplazo de alimentos y yapa ofrecen mercados de Gu…

Luisa Maldonado se separó del movimiento Revolución Ciudadana

Luisa Maldonado (centro) durante su campaña a la Alcaldía de Quito. Foto: EL COMERCIO

Luisa Maldonado, excandidata a la Alcaldía de Quito en el año 2019, informó el jueves 26 de mayo su separación del movimiento Revolución Ciudadana. Mencionó que seguirá trabajando con los barrios y organizaciones sociales. 

Maldonado era una de las personas que sonaba para los comicios del 2023 con el movimiento Revolución Ciudadana.  

Ella se desempeñó como Concejala de Quito entre los años 2008 y 2018 por Alianza País. Se desafilió y siguió en el correísmo hasta el 26 de mayo que anunció su retiro del movimiento. 

Por ahora estaría analizando otras opciones políticas y no se descarta que pueda ser candidata a las elecciones seccionales en febrero del año 2023 para la Alcaldía de Quito.  

Motivos de su salida 

En una carta que envió a la Revolución Ciudadana, Luisa Maldonado mencionó que se sentía excluida desde la parte política.

“Siento con mucho pesar que un proyecto tan bueno para la gente se haya visto frustrado por la traición y persecución, pero también por sus propias debilidades internas”, escribió Maldonado en su carta. 

Menciona que desde el 2019 se ha visto afectada por una exclusión política y actualmente por una campaña de desprestigio. También dijo que no iba a permitir que su trayectoria al servicio social se vea mancillado por personas con consignas y que no se puede quedar en un espacio donde no se la tome en cuenta. 

Maldonado comentó que, a pesar de dar un paso al costado, seguirá trabajando junto a los barrios y organizaciones sociales ya que aún tiene la esperanza de días mejores con el proyecto constitucional del ‘Buen Vivir’.