Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 16 de junio del 2021
María Cristina se volvió la razón por la que su fami…
Un tallador de 98 años es el ícono de Cuenca
Importaciones crecieron 13% hasta abril de este 2021
En 7 consultas, el Tribunal Contencioso Electoral an…
El covid-19 activó el trabajo comunitario en el Comi…
Todas las vacunas contra el covid-19 evitan la muert…
Israel lanza nuevos ataques aéreos sobre Gaza

La realidad marca límites al llamado al encuentro de Guillermo Lasso

Seis asambleístas de Los Ríos (primera fila) recibieron ayer credenciales. Sus agrupaciones hablan sobre el diálogo.

Seis asambleístas de Los Ríos (primera fila) recibieron ayer credenciales. Sus agrupaciones hablan sobre el diálogo.

Seis asambleístas de Los Ríos (primera fila) recibieron ayer credenciales. Sus agrupaciones hablan sobre el diálogo. Foto: Cortesía.

El llamado es claro: hay apertura al diálogo para lograr el ‘Ecuador del encuentro’. El presidente electo Guillermo Lasso apunta a que se logre el respaldo necesario de otras fuerzas políticas, para aspirar a la gobernabilidad.
Representantes de diversas agrupaciones ven bien ese propósito político. Sin embargo, establecen límites: no todo puede ser puesto sobre la mesa, coincidieron.

También se hizo énfasis en que los consensos no solo deben quedar en el ámbito legislativo, sino pasar también al Ejecutivo y a nivel de gobiernos seccionales.

César Monge, legislador electo del movimiento Creo, recordó que el futuro Mandatario, quien alcanzó el 52,36% de los votos, está dispuesto a conversar sobre la conformación de directivos en la nueva Asamblea. También que su Gabinete responderá al ‘Ecuador del encuentro’ y no se 
descarta incluir a indígenas y otros colectivos.

El propio Lasso dijo a este Diario, días atrás: “No me cansaré de decir que tengo los brazos abiertos y la predisposición de incluir en mi equipo de trabajo a personas que correspondan a otra tienda política y que, incluso, hayan estado en una situación de 
adversarios políticos”.

El Mandatario electo prevé anunciar esta tarde los primeros nombres de quienes serán sus ministros. Hoy están operativas 17 carteras de Estado, número al que se llegó tras eliminar o fusionar entidades.

Simón Pachano, analista político, explicó que Lasso tiene que presentar un plan de trabajo a las organizaciones políticas para que cualquier acuerdo sea explícito. Eso le podría dar gobernabilidad, al menos, para los próximos seis meses de su administración.

Irene Vélez, analista política, cree que el tema de la unidad y diálogo es amplio, pero puntualizó que hay banderas rojas que no se pueden negociar: cualquier indulto a personajes sentenciados por corrupción. “Un acercamiento con el correísmo es visto 
con escepticismo”.

Consideró que el ciudadano espera que sea el partido del presidente Lasso el que imponga las condiciones de cualquier diálogo o acuerdo. Agregó que ese escenario no debe basarse únicamente en partidos, sino incluir a los sectores sociales.

En Pachakutik, según su coordinador Marlon Santi, aún esperan una invitación formal de parte del Presidente electo. Sin embargo, adelantó que hay tres temas principales en los que “no habrá negociación” bajo ningún concepto.

Especificó que rechazarán un acuerdo comercial amplio con Estados Unidos, con el Fondo Monetario Internacional y buscarán ‘tumbar’ la Ley Humanitaria, por ser atentatoria a los derechos laborales.

Santi criticó la posibilidad de que el correísmo busque formar parte de una unidad. Cree que hay una intencionalidad: “Unes seguramente está interesado en pedir la 
liberación de Jorge Glas y Alexis Mera, que no es prioridad para el país”.

“Sería interesante ver en la conformación del Gabinete a los colectivos Glbti, ecologistas, feministas, grupos que por primera vez se les está dando una vía política; no solo la Asamblea es importante”.

Wilma Andrade, de la ID, señaló que el Presidente electo será colegislador, por lo que se deben generar acuerdos programáticos. En esa línea, no descarta llegar a entendimientos con el PSC y Creo. “Se han iniciado los contactos para el diálogo en la Asamblea”.

Una de las primeras alianzas que se hizo eco del llamado de Lasso es Unión por la Esperanza (Unes). Pierina Correa confirmó que hay el compromiso para garantizar la gobernabilidad desde la Asamblea. Dijo que se busca que el Ejecutivo tenga las condiciones para ejecutar y “hacer realidad” las ofertas de campaña.

Sin embargo, hace advertencias: “hay líneas que no se pueden pasar; y en temas -como por ejemplo la privatización de instituciones públicas- estamos en contra, ahí seremos una oposición argumentada”.

Correa agregó que ya están conversando con todas las líneas políticas representadas en la Asamblea para elegir a las autoridades, aunque eso signifique -incluso- que ellos no capten la presidencia de esa institución. “Aspiraríamos a crear un gran frente”.

Sin embargo, precisó que el diálogo también debe incluir la representación que tendrá cada organización en las comisiones legislativas, no solamente para definir las principales cabezas de la Asamblea.

Entre los independientes, 
John Vinueza, electo por la Unión Ecuatoriana en Chimborazo, afirmó que un diálogo tendrá efecto siempre que se ponga a la equidad territorial como centro. Yo, encantadísimo, estaré en el bloque que hable sobre el desarrollo integral de las localidades”.