La violencia de Guayaquil deja duras secuelas en fam…
Esmeraldas, la cantera inamovible de futbolistas par…
Compra de buque para ampliar límites continentales e…
Desempleo golpea más a los quiteños
Conaie vuelve a movilizarse y exige combustibles baratos
18 026 estudiantes no retornaron a sus aulas este añ…
Familiares de presos pagan hasta USD 251 al mes
COE autoriza libre movilidad por el feriado y aforo …

Régimen de Lasso vivió su semana más crítica desde su asunción

El miércoles el presidente Guillermo Lasso decretó el estado de excepción carcelaria. Foto: Cortesía

La luna de miel del presidente Guillermo Lasso, anclada en el cumplimiento del plan de vacunación 9/100, parece haber llegado a su fin. Cuatro meses después de asumir las riendas de Carondelet, el Mandatario hace frente a la semana más crítica desde que desembarcó en la Presidencia.

En términos pugilísticos, el Gobierno recibió una combinación de golpes que ponen a prueba su capacidad de gestión. El primero: la devolución del proyecto de ley Creando Oportunidades, que no fue calificado por el Consejo de Administración Legislativa (CAL) y era el eje de su plan de reactivación económica.

El segundo golpe vino con la peor masacre carcelaria de la historia del país, que ya suma 118 reos asesinados en la Penitenciaría del Litoral.

Lasso lideró ayer (viernes 1 de octubre del 2021) reuniones de despacho en Quito. Mientras eso ocurría, la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, y el director del SNAI, Bolívar Garzón, anunciaban las medidas para hacer frente a la crisis carcelaria.

En cuanto al revés en la Asamblea, Lasso perseverará en las “bondades” de su proyecto de Ley, remitido con carácter de económico urgente, pero observado por la Unidad Técnica Legislativa.

Sin embargo, no precisó la estrategia que seguirá el Gobierno, tomando en cuenta que las bancadas de Pachakutik, la ID, el PSC y el correísmo, que controlan la mayoría, anticiparon que sería “inoficioso” que se insista con la propuesta.

“Estaremos con el equipo de trabajo analizando las diferentes opciones, no puedo decir nada ahora”, mencionó Lasso, luego de un evento con emprendedoras de Imbabura.

Semanas atrás, la propia ministra Vela reconocía la dificultad del Gobierno para lograr los votos necesarios en la Asamblea y así encaminar sus reformas legislativas. Ante un panorama adverso, dijo que se barajaba la opción de llamar a una consulta popular, aunque tampoco hay claridad sobre los posibles temas y su viabilidad jurídica.

Por lo pronto, en la esquina del Gobierno se estudian caminos para allanar su plan de trabajo, aunque el silencio es la tónica. “No nos anticipemos, vamos mirando cada escenario, luego en el momento adecuado daremos las declaraciones pertinentes”, dijo Lasso.

Además de estos dos frentes, el Gobierno se prepara para un tercero, relacionado al diálogo con las organizaciones sociales. El eje central de los acercamientos gira en torno al sistema de bandas para fijar el precio de los combustibles, a la política extractivista, entre otros temas.

El lunes se espera una reunión con la dirigencia de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), que se declaró “en vigilia y concentración” y amenazó con orquestar una acción nacional si sus demandas no son escuchadas. Desde el Gobierno se reiteró su política de apertura al diálogo.

El analista político Oswaldo Moreno cree que Lasso sufrió un “desgaste innecesario”, luego de cumplir el plan de vacunación contra el coronavirus, que fue una de sus promesas de campaña.

El experto cataloga como un error entregar un proyecto de ley sin un diálogo previo al interior de la Asamblea, donde el Ejecutivo no tiene mayoría.

Añade que la crisis carcelaria demuestra la “ineficacia estatal en su mayor magnitud”.
Marcel Merizalde, docente y analista, considera que lo que ocurrió constituye una derrota para Lasso. A su criterio, cree que no hay una “base política” para enrumbar sus propuestas en la Asamblea.

Piensa que está latente la posibilidad de que Lasso opte por la vía de la consulta popular, pero por otro lado -agrega- ahora está instalada la imagen de que el Gobierno no pudo controlar el tema carcelario.

Merizalde cree que la próxima semana será clave en términos de gobernabilidad, dado que la Conaie “dio un ultimátum” y no descartó convocar a movilizaciones. Dirigentes del movimiento indígena se mostraron en contra de la Ley de Oportunidades.

Lasso, en Imbabura, ofreció una “batalla democrática” apelando a todas las disposiciones legales y constitucionales para defender su proyecto. “Haremos prevalecer la propuesta legal planteada por el Gobierno, vamos a defender el interés de los ecuatorianos”.

Ayer, mediante un comunicado, la Conaie también condenó la violencia carcelaria y pidió una intervención integral de los entes estatales.

Por ahora el Ministerio de Gobierno no ha dado más detalles del diálogo que habrá con la Conaie, mientras que esa agrupación insistió en que se reciba al menos a 70 dirigentes del autoproclamado Parlamento de los Pueblos.

Suplementos digitales