El CNE canceló a cinco organizaciones políticas nacionales
Caídas de árboles, inundaciones y siniestros de trán…
Alcalde y Reina de Quito ganan partida inaugural del…
Gobierno evalúa riesgos de nueva variante de coronav…
Conaie dice que no irá a diálogos sin resultados
Director y guía de la cárcel de Guayaquil, despedido…
Animada jornada de compras en Guayaquil por extensió…
Arte y artesanías en los corredores culturales

Lasso cabildeará con Pachakutik y la ID su reforma laboral y tributaria, con la muerte cruzada bajo la manga

La oposición dice que no hay una conspiración contra el Gobierno Nacional. Foto: Flickr Asamblea Nacional

La disolución de la Asamblea Nacional, o muerte cruzada, es la última opción que le quedaría al presidente Guillermo Lasso para destrabar el “bloqueo” en el Legislativo y poner en marcha su plan de Gobierno.

Sin embargo, en un conversatorio con medios de comunicación, efectuado el viernes 15 de octubre del 2021, el Mandatario anunció que prefiere dar otra “oportunidad” a la Asamblea, enviando la próxima semana dos proyectos de ley, con carácter económico urgente, en materia laboral y tributaria.

Lasso tomará el camino con dos proyectos urgentes, amparándose, según dijo, en el estado de excepción en el sistema carcelario que rige actualmente en Ecuador. Días atrás, el Mandatario ya anticipó que su proyecto de ley denominado Creando Oportunidades, que fue devuelto por la Asamblea a finales de septiembre, será dividido en tres: laboral, tributario y de inversiones.

Lasso, además, iniciará cabildeos con los bloques de Pachakutik y la Izquierda Democrática (ID) para sumar respaldo a sus iniciativas. Esa tarea arrancó con la reunión que mantuvo con la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, el mismo 15 de octubre. Ofreció reunirse con el bloque de Pachakutik el miércoles 20 de octubre y dijo que haría lo propio con los legisladores de la ID.

¿Pero qué pasa si la Asamblea no da paso a las propuestas de Lasso? “La muerte cruzada es una salida constitucional pero drástica, que probablemente sea inevitable”, dijo el Presidente. Incluso, anticipó que ya tiene listo el decreto de disolución y que el cronómetro está corriendo.

Cecilia Velasque, subcoordinadora del movimiento Pachakutik, señaló que por ahora no han recibido la invitación formal para la reunión con Lasso. Sin embargo, mostró su apertura a debatir y discutir las propuestas del Ejecutivo, siempre y cuando cumplas las condiciones legales y no afecten los derechos de la mayoría de los ecuatorianos. “En eso no tenemos problemas, hay que ser frontales porque aquí necesitamos salir adelante todos los ecuatorianos y salir de esta crisis”.

Sobre la posibilidad de la muerte cruzada, Velasque cree que esa facultad constitucional se podría aplicar recién a partir de mayo del 2022. Mientras tanto, dijo que el Presidente y la Asamblea “tienen la obligación moral y ética de cumplir el rol para el cual fueron electos”.

El legislador de la Izquierda Democrática, Dalton Bacigalupo, igual dijo que aún no tienen una convocatoria oficial para hablar con el Ejecutivo, pero considera que es una medida positiva. “Me parece una buena iniciativa del Presidente, el tomar contacto con estos dos bloques legislativos que puedan favorecer la tramitación de estos proyectos y revisar su contenido”. Mencionó que no se debe olvidar que su rol como legisladores es ejercer cuestionamientos y propiciar el mejoramiento de los proyectos de ley para “perfeccionarlos, corregirlos o enmendarlos”.

Sobre la posibilidad de disolver el Parlamento, Bacigalupo dice que es una facultad “legítima” que tiene el Presidente para defender la propuesta de Gobierno que fue votada en los comicios. “Si encuentra obstáculos para hacer realidad esa visión política y si no hay la favorabilidad al interior del Legislativo para atender los planteamientos del Ejecutivo, pues tiene legítimamente la opción de disolver la Asamblea”.

Desde el Partido Social Cristiano (PSC) se rechazó los comentarios de una supuesta conspiración y bloqueo. Esteban Torres, coordinador del bloque, presentó un cuadro en el que asegura que los legisladores socialcristianos han votado 84 veces igual que el movimiento oficialista Creo, con una coincidencia del 52,83%. “¿Dónde está el bloqueo y la supuesta conspiración? Vean los números fríos de la bancada del PSC en la Asamblea. La inexperiencia, la improvisación y el odio los lleva hoy a inventar pueriles relatos”.

Suplementos digitales