Lasso califica de ‘héroe’ a policía ases…
Mujer de 27 años y con seis hijos murió de covid tra…
La Asamblea aprobó reforma para que el IESS ventile …
Covid-19 marca el pulso comercial en Quito
Reportera fue atropellada durante transmisión en viv…
¿Por qué contagiarse con covid-19 a propósito no es …
Docentes adaptan clases a cambios de modalidad
Sector industrial propone espacio para discutir sobr…

Primer debate sobre aborto por violación arrancó sin definiciones

El informe del proyecto de ley sobre la despenalización del aborto en caso de violación no aportó luces para el primer debate en el Pleno. Foto: Flickr / Asamblea Nacional del Ecuador

El informe del proyecto de ley sobre la despenalización del aborto en caso de violación no aportó luces para el primer debate en el Pleno. La temporalidad, requisitos y objeción de conciencia se mantuvieron como los nudos críticos.

En casi todas las bancadas hubo pedidos para que se dejara a la libertad de conciencia de cada legislador asumir una postura en el hemiciclo, debido a la división de criterios que hasta se evidenció con la colocación de pañuelos verdes y celestes en las curules.

El tema llegó a primer debate a una semana del receso legislativo y al filo de que el 28 de este mes termine el plazo dado por la Corte Constitucional para que el Parlamento discuta la propuesta para regular la atención a mujeres en esta condición.

“Los 137 asambleístas tenemos la responsabilidad individual y luego colectiva de hacer un análisis serio del tema, caso contrario corremos el riesgo de apasionarnos y no de resolver con ecuanimidad”, apuntó el primer vicepresidente de la Asamblea, Virgilio Saquicela (Ind.)

Las asambleístas Nathalie Arias (Creo) y Wilma Andrade (ID) concordaron en que el informe preparado por la Comisión de Justicia “no cumplió a cabalidad” con lo dispuesto por la Corte Constitucional.

“Yo no respaldaré jamás, como no he respaldado en el pasado, un proyecto redactado por las fundaciones abortistas del Ecuador”, dijo el jefe de la bancada del PSC, Esteban Torres, quien acompañó a un grupo de provida que llevó más de 100 mil firmas de respaldo.

Si bien ningún legislador anticipó que pedirá el archivo del proyecto, consideraron que al Pleno le corresponde como una de las tareas más importantes regular el número de semanas de gestación para la terminación del embarazo en caso de violación.

Jorge Abedrabbo, aliado del PSC, señaló que para resolver este tema el Parlamento debe revisar la legislación que tienen otros países como México, en donde se permite la interrupción del embarazo hasta los tres meses de gestación.

“Tenemos que llegar a este punto y poner la temporalidad. No podemos dejar abierto para que ese sea el nudo que precisamente lleve a la negativa del proyecto”, sostuvo Wilma Andrade (ID).

En cuanto a la cláusula de conciencia, que permite a los médicos decidir atender un caso de aborto por violación, Nathalie Arias (Creo) consideró que se debe diferenciar la postura personal de cada profesional del área de salud.

Pierina Correa (UNES) apuntó que no se puede argumentar “que tener objeción de conciencia es irrespetar el derecho de la mujer que quiere acceder al aborto”.

Otra piedra de toque fue si la denuncia formal de la violación debiera incluirse como requisito. 

La también asambleísta de la ID e integrante de la Comisión de Justicia, Johana Moreira, pidió al Parlamento resolver esta situación “sin poner más trabas”. 

“Esperemos que los aportes, observaciones puedan ser para construir un mejor proyecto de ley, que no ponga trabas, que no restrinja derechos, que sea útil”, anotó.

En la bancada del Bloque del Acuerdo Nacional (BAN), que agrupa a Creo e independientes había reticencia entre los asambleístas de anticipar criterios a la prensa. Estaban pendientes de sus teléfonos celulares.

Antes de arrancar el primer debate, activistas y líderes de organizaciones a favor y en contra se concentraron fuera de la Asamblea.

Otros ingresaron hasta el hemiciclo para exponer sus posturas. O también lo hicieron por videoconferencia. Se dieron 23 intervenciones. En algunas curules había pañuelos verdes y morados que caracterizan a los grupos feministas, y en varias pañuelos celestes como manera de respaldo a la vida desde la concepción.

Se tomaron como si hubiera sido el debate definitivo y aprobación del texto, que quedará para el próximo año. Una vez que eso ocurra el texto deberá ir al Ejecutivo para sus observaciones e incluso la Corte Constitucional podría verificar si cumple.

El informe para primer debate fue aprobado con ocho votos a favor y dos abstenciones el viernes pasado por la Comisión de Justicia, con base a una propuesta que entregó la Defensoría del Pueblo por disposición de la Corte.

El 28 de abril pasado, dos años después de que la Asamblea fracasó en varios intentos para despenalizar el aborto por violación, la Corte zanjó con una sentencia este tema y requirió un marco legal “que, sobre la base de los criterios establecidos en la presente sentencia y evidencia médica y científica, establezca condiciones y requisitos para que exista un adecuado balance entre la protección del nasciturus (neonato) y los derechos constitucionales de las mujeres víctimas de violación”. 

“Este proyecto de ley deberá ser conocido y discutido -con los más altos estándares de deliberación democrática y respetando los criterios establecidos en esta decisión- por la Asamblea Nacional dentro del plazo máximo de 6 meses, contados desde la presentación del proyecto de ley”, dice la sentencia.

Suplementos digitales