17 de octubre de 2017 00:00

Nueve plataformas tendrá el campo petrolero Ishpingo

La producción petrolera en el bloque 43 bordea los 50 000 barriles al día. La meta para el siguiente año es alcanzar los 100 000 barriles de crudo. Foto: Patricio Terán/ Archivo/ EL COMERCIO.

La producción petrolera en el bloque 43 bordea los 50 000 barriles al día. La meta para el siguiente año es alcanzar los 100 000 barriles de crudo. Foto: Patricio Terán/ Archivo/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 59
Triste 7
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 35
Mayra Pacheco
Redactora (I)
mpacheco@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La explotación del campo petrolero Ishpingo, que está ubicado en plena zona de amortiguamiento del Parque Nacional Yasuní, arrancará en el 2018.

El anuncio lo efectuó el ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, quien agregó que antes de empezar a perforar los pozos en esta área, se requiere la autorización del Ministerio de Ambiente.

Ishpingo es parte del bloque 43 o ITT (Ishpingo, Tambococha y Tiputini). Se encuentra al sur del bloque y está próximo al límite de la zona intangible del Yasuní, donde es restringida la intervención petrolera, aunque su programa de explotación se modificó.

El Ministerio de Hidrocarburos decidió eliminar una de las 10 localizaciones (plataformas) de Ishpingo, denominada J. Esta se hallaba a 6 kilómetros de distancia de la zona intangible. Ahora, el punto más extremo de este campo llega hasta la localización I, a 60 km de la mencionada zona intangible.

Mapa de la explotación petrolera en el Yasuní

Mapa de la explotación petrolera en el Yasuní

Esta decisión se tomó para no generar controversia debido a la cercanía con la zona intangible, sostuvo Pérez.

Pedro Bermeo, integrante del colectivo Yasunidos, expresó que aunque se haya eliminado la localización J, una parte del campo Ishpingo se encuentra en la franja de amortiguamiento que bordea la zona intangible. Por lo que, según Yasunidos, se debería reconsiderar su explotación.

El cambio no tiene mayor impacto en el desarrollo del bloque ITT. Incluso, en el caso de aprobarse la pregunta de la consulta popular referente al Yasuní. “Este proyecto no se afectará”, aseguró Pérez.

Si los ecuatorianos respaldan el incremento de la zona intangible del Parque Yasuní y la reducción del área de explotación petrolera autorizada por la Asamblea Nacional en esta zona, de 1 030 hectáreas a 300 hectáreas, la producción e ingresos se mantendrán.

De los tres campos que componen el bloque 43, el Tiputini está en producción, con 50 000 barriles de petróleo por día (bpd). Para el próximo año, la meta es alcanzar los 100 000 bpd. Además, solo del ITT se esperan USD 2 334 millones de ingresos al año, hasta el 2030.

Para Pérez, estos recursos económicos son importantes para el país. “Nosotros tenemos que continuar produciendo de manera responsable y de acuerdo con las normas ambientales”.

En el Yasuní, los posibles resultados positivos de la pregunta se evidenciarían en una ampliación de la zona intangible. Esta, incluso, podría ser mayor a las 50 000 hectáreas planteadas por el Ejecutivo ante la Corte Constitucional.

De acuerdo con un mapa preliminar presentado por el Ministerio de Hidrocarburos, la propuesta incluye aumentar en total 62 000 hectáreas a la zona intangible. Estas estarán distribuidas en áreas del noreste y noroeste del Parque; es decir, a un costado de los bloques 31 y 43.


Con ello, el territorio donde está prohibido realizar actividades extractivistas, según el Decreto Ejecutivo 2187, suscrito por el expresidente Alfredo Palacio, sumaría en total 820 000 hectáreas.

La ampliación sería en sitios donde -según Pérez- han existido avistamientos de pueblos en aislamiento voluntario. No se afecta a la producción petrolera de los bloques 31 y 43.

Para Bermeo, integrante del colectivo Yasunidos, que está en contra de la explotación petrolera en esta área protegida, la definición de estos espacios para incrementar la zona intangible debe contar con estudios técnicos.

Por esto, para dilucidar inquietudes sobre esta pregunta, el colectivo Yasunidos y un grupo de juristas presentarán hoy, a las 09:00, un escrito (amicus curiae) a la Corte Constitucional, para que se resuelva la ambigüedad de la interrogante referida. “El planteamiento del Gobierno no incluye un anexo para explicar en qué sitios se hará la ampliación”, mencionó Bermeo.

Además, según este colectivo, la zona de explotación petrolera ha superado las 300 hectáreas sugeridas en la pregunta de la consulta popular, aunque según información oficial de Petroamazonas ocupa menos territorio.

Por su parte Luis Calero, analista petrolero, agregó que si se aprueba reducir el área de explotación en el Yasuní, habría limitaciones para realizar nuevas explotaciones de crudo en el futuro, aunque se descubran otros yacimientos de petróleo.

En el Yasuní, Petroamazonas explota los campos Nenke y Apaika, en el bloque 31. Por ambas operaciones produce
11 000 barriles diarios de crudo. Tambococha, en el bloque 43, arrancará en noviembre y diciembre de este año. La petrolera estatal realizará, del 18 al 21 de octubre, un recorrido con medios de comunicación a los bloques 31 y 43.

La explotación del proyecto Yasuní-ITT se decidió en agosto del 2013, tras el fracaso de la iniciativa del Gobierno anterior, que buscaba la coo­peración internacional a cambio de mantener las reservas de petróleo bajo tierra.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (3)