3 de julio de 2019 15:24

El personal médico que habría causado el 38% de discapacidad a ‘Nachito’ fue llamado a juicio

La Corte Provincial de Justicia de Pichincha declaró este 28 de mayo del 2019 la nulidad del proceso en el caso David Romo, desde que se ordenó la reserva de la investigación en el 2015. Foto: Twitter/ @FiscaliaEcuador.

Las cuatro profesionales de la salud tienen que cumplir medidas sustitutivas a la prisión preventiva. Foto: Twitter/ @FiscaliaEcuador.

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 6
Sara Ortiz

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una cirujana pediátrica, una doctora, una enfermera y una auxiliar de enfermería del Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM), en Quito, fueron llamadas a juicio en el caso ‘Nachito’.

Las cuatro profesionales de la salud deben responder por el delito de lesiones de más de 90 días por la mala práctica profesional, que sufrió ‘Nachito’, que a la fecha de los sucesos solo tenía 1 año y 8 meses de edad.

La decisión de llamar a juicio a las sospechosas fue tomada por la jueza de Garantías Penales, Luz María Ortiz, quién anunció la resolución el 26 de junio de 2019.

En esa diligencia, Claudia Romero, fiscal que lleva el caso, presentó 78 evidencias entre versiones, auditorías médicas y pericias especializadas, levantados durante la indagación.

Según la Fiscal, el 27 de noviembre del 2014, Nachito fue ingresado al HCAM por consulta externa, para una laparoscopía programada por prescripción de ausencia testicular. En la intervención, la cirujana pediátrica habría utilizado material quirúrgico para adultos. Le dio el alta a las tres horas, cuando el protocolo determina que debe darse en un mínimo de ocho horas.

En casa, el niño tuvo fiebre y vómito. La madrugada del 28 de noviembre, sus padres lo trasladaron al hospital más cercano, ubicado en el sur de Quito.

Allí, una radiografía reveló la presencia de líquido en el abdomen. Lo remitieron en ambulancia al HCAM, donde se le realizó una intervención quirúrgica.

Los médicos descubrieron una perforación en el intestino que le causó sepsis (infección de segundo grado), que le provocó daño cerebral al infante, dejándolo con un 38% de discapacidad intelectual.

La fiscal indicó que el niño salió de la operación con un 84% de probabilidad de muerte.

Fue ingresado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), en donde le desconectaron la manta térmica. Al percatarse de que tenía hipotermia, las enfermeras calentaron dos soluciones salinas a baño María para colocarlas bajo las piernas.

Esta actuación provocó quemaduras de segundo y tercer grado en el paciente. “Fue un procedimiento que no consta por escrito en la historia clínica del niño, por lo tanto, estuvo fuera de protocolo”, reiteró la Fiscal del caso.

El 29 de noviembre del 2014, los padres de Nachito descubrieron que las piernas de su hijo estaban quemadas.

El criterio de la fiscal Romero es que la perforación intestinal y las quemaduras en las piernas “son eventos atados, conexos; el segundo no se producía si no se desarrollaba el primero”.

Luego de este hecho, los padres del niño presentaron una denuncia en la Fiscalía y se inició el proceso judicial. Sin embargo, el caso fue anulado en abril del 2019 cuando la Sala Penal de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha ordenó la reinstalación de esta audiencia preparatoria de juicio.

La Sala Penal encontró inconsistencias en el proceso judicial, por ejemplo, los jueces de otras instancias habían invalidado pruebas importantes para la Fiscalía.

Ahora, además de ser llamadas a juicios, las cuatro profesionales de la salud tienen que cumplir medidas sustitutivas a la prisión. Estás son la prohibición de salida del país, presentaciones ante la Fiscalía cada quince días, impedimento para enajenar bienes y bloqueo de sus cuentas bancarias por un monto de treinta salarios básicos unificados (USD 11 820).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (1)