Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 19 de junio del 2021
Alimentos que ayudan a la oxidación de grasa
El Consejo de Participación Ciudadana retoma los con…
Una familia unida espera la recuperación de policía …
El patrimonio de Quito ya tiene 115 guardianes
La pandemia no afectó a la oferta de estudios extrao…
La figura paterna, entre realidad y ficción en la pantalla
Pichincha superó a Guayas en muertes por covid-19 en el 2020

Riesgo país baja con la llegada de Lasso a Carondelet; FMI compromete su apoyo

Alejandro Arreaza, responsable de cobertura macroeconómica para Barclays; Xavier Orellana, consultor; y  Santiago Mosquera, profesor del USFQ Business School.

Alejandro Arreaza, responsable de cobertura macroeconómica para Barclays; Xavier Orellana, consultor; y Santiago Mosquera, profesor del USFQ Business School.

De izq. a der.: Alejandro Arreaza, responsable de cobertura macroeconómica para Barclays; Xavier Orellana, consultor; y Santiago Mosquera, profesor del USFQ Business School.

Hay optimismo en los mercados con la llegada de Guillermo Lasso a la Presidencia de la República. Los bonos ecuatorianos se recuperaron y el riesgo país cayó 345 puntos, pasó de 1 169 a 824 puntos entre el viernes y ayer.

Los resultados electorales se traducen como una reducción de la incertidumbre en los inversionistas. J.P. Morgan, empresa financiera que realiza estimaciones sobre los bonos desde hace 20 años, envió un informe titulado “Ecuador: un soplo de frescura en la continuidad” y resaltó como positivo el “enfoque equilibrado” que tiene Lasso sobre la economía.

Santiago Mosquera, director de la USFQBusiness School, explica que desde la primera vuelta, el valor de los bonos tuvo mucha volatilidad. Sin embargo, desde el pasado viernes, los títulos se apreciaron, aunque todavía hay inquietud sobre el escenario de gobernabilidad de Lasso, puesto que no tiene mayoría legislativa.

“Por ahora, en lo económico los mercados reconocen cuál es la línea que el Ecuador va a seguir en los próximos cuatro años y ese grado de certeza se ve reflejado en los precios de los bonos”, explicó Mosquera.

Un ejemplo son los USD 3 500 millones de bonos con vencimiento en 2030 que pasaron de casi 15 centavos a 74 cts. De la misma manera que con los 2040, las tasas de rentabilidad cayeron de 13,6% a 10,1%.

Estas cifras quieren decir que si Ecuador debiera salir al mercado para colocar más papeles de deuda, “el mercado podría demandar un nivel de rentabilidad menor que el viernes, pues hay menor percepción de riesgo”, agrega.

Para este año, el Ministerio de Economía ha calculado que el gobierno tiene una necesidad de financiamiento de USD 8 868 millones, pero hasta el momento solo ha conseguido USD 477 millones.

Y espera en este mes un desembolso de 400 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Para Sioban Morden, estratega financiera para la región del broker de inversiones Amherst Pierpont Securities, la continuidad de una economía abierta, la disciplina fiscal, el crecimiento liderado por el sector privado y sólidas relaciones diplomáticas con los Estados Unidos y los multilaterales ayudarán a que el riesgo país siga bajando y el nuevo gobierno consiga financiamiento a menor interés.

“El desafío para la administración Lasso será encontrar un equilibrio entre un programa del FMI que sea realista bajo una coalición política débil”.
Kristalina Georgieva, directora del FMI, felicitó ayer a Lasso por la victoria y en su cuenta de Twitter publicó: “El FMI se compromete a ayudar al Ecuador a afrontar la pandemia, fortalecer la economía y construir un futuro mejor para toda su población”.

Asimismo, Mauricio Claver-Carone, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, congratuló a Lasso y ratificó su compromiso y apoyo. “Estamos listos para trabajar juntos en objetivos comunes como la mitigación de los efectos de la pandemia, recuperación económica y promoción de un crecimiento inclusivo”.

Alejandro Arreaza, responsable de la cobertura macroeconómica de Barclays, dice que la respuesta positiva de los mercados “aumenta la posibilidad de Ecuador de recuperar su economía, si a largo plazo se logran reformas estructurales como la aprobación de la ley de defensa de la dolarización, la reducción del endeudamiento, entre otros”.
El experto señala que para sostener la percepción positiva de los mercados, Lasso necesita de un consenso político.

La reducción del riesgo país se traduce en una reducción del riesgo financiero, según Xavier Orellana, asesor empresarial de Ahead Partners.

De mantenerse la tendencia, a los empresarios les permitiría acceder a líneas de financiamiento más barato y crear nuevos empleos para atender a poblaciones como los 150 000 jóvenes que cada año ingresan a la población económicamente activa o los 500 000 desempleados por la pandemia. “La administración de Lasso debe proponerse bajar más el riesgo país para hacerle al país más atractivo para la inversión”.

Augusto de la Torre, asesor económico del actual Gobierno, coincide con esta idea. “Antes un inversor veía al Ecuador y decía que necesitaba un rendimiento de 15% para invertir. Ahora la tasa de rendimiento no es tan alta y eso hace atractivo al país”.

De la Torre también explicó que otro efecto es que las tasas de interés para préstamos internos deberían reducirse si se mantiene este indicador de riesgo a la baja.