Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 21 de junio del 2021
Récord en remesas de migrantes durante la pandemia
Papel de asambleístas independientes vuelve al debat…
Carné de vacuna se vuelve otro ‘pasaporte’ y da calma
Los kichwas se aferran al Inti Raymi, pese a restricciones
Puembo, de tierra de haciendas a zona con casas exclusivas
La disputa del narcotráfico eleva el crimen en Manabí
Aplicaciones móviles para blindar al teléfono celular

Gobierno eliminó franjas de precios para maíz y arroz

En el 2018 se sembraron 255 000 hectáreas de maíz, en especial en el Litoral. Foto: Archivo / EL COMERCIO

En el 2018 se sembraron 255 000 hectáreas de maíz, en especial en el Litoral. Foto: Archivo / EL COMERCIO

En el 2018 se sembraron 255 000 hectáreas de maíz, en especial en el Litoral. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El maíz y el arroz ya no tendrán franjas de precios este 2019. El valor que se deberá reconocer a los productores en el país será fijo.

Hasta mañana, 26 de abril del 2019, está previsto que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) emita los acuerdos ministeriales que pondrán en vigencia los nuevos precios del arroz y del maíz, establecidos el 8 de marzo y 22 de abril, respectivamente. Adriano Ubilla, subsecretario de Comercialización del MAG, indicó a este Diario que una vez emitidos los documentos la aplicación será inmediata.

El Ministerio iniciará una etapa de difusión con los involucrados. En la Unidad Nacional de Almacenamiento (UNA) se colocará una tabla de compra con base en el grado de humedad e impureza, aunque los detalles constarán en los acuerdos.

La saca de arroz en cáscara se fijó en USD 29, mientras que el grande quedó en 31. El quintal de maíz, en cambio, se acordó en 15,25.

Anteriormente, para los dos productos regían franjas tarifarias determinadas por el MAG. En el arroz estuvo vigente desde el 2017, con un precio mínimo de USD 32,50 y un máximo de 35,50. La franja para el sector maicero, desde el 2018, iba de USD 13,50 a 17,20.

Ambos sistemas fueron rechazados por los agricultores, quienes aseguraron que la franja era perjudicial porque no cubría sus inversiones, no brindaba un margen de utilidad y no era competitiva con otros mercados.

Henry Peña, presidente de la Corporación Nacional de Maiceros (Corpmaiz), explicó que el precio se fijó considerando varios factores, como la cotización internacional, costos de producción, margen de utilidad y volumen de producción local.

“Es un valor acorde para toda la cadena”, aseguró Peña, quien posee una maicera en Ventanas (Los Ríos), una de las zonas más productivas del país. Con la banda tarifaria, los productores llegaron a recibir hasta USD 14,50, acota el dirigente.

Aurelio Zea, presidente de la Asociación de Montubios Autónomos El Roble en Pueblo Viejo (Los Ríos), aseguró que los únicos beneficiados fueron los intermediarios y centros de acopio, que les compraban el quintal al precio más bajo y lo vendían después a un mayor costo.

Eso ocurría con los maiceros independientes. Otros, que tienen convenios con las industrias proteínicas, que ofrecen planes de créditos y asesorías para los agricultores, tuvieron un precio fijo y más alto, llegando en algunos casos a USD 15,75.

En esa línea, la Federación Nacional del Maiceros (Fenamaiz) señaló que el reto de los maiceros, para no salir en desventaja, es tecnificar la producción, asociarse y negociar en conjunto, no solo en el precio de venta del producto sino también en el momento de adquirir materiales e insumos.

No todos los actores involucrados están satisfechos. Cecilia Sánchez, productora de huevos de la parroquia Cotaló, en Pelileo (Tungurahua), sostiene que el precio del maíz es alto para el sector avícola, ya que en el mercado internacional se cotiza en USD 8 el quintal.

“No es competitivo el valor local y los agricultores deberían tecnificar su producción”, aseguró. Adquiere 5 000 toneladas al mes para alimentar a más de 300 000 gallinas, pero menciona que hay meses donde se especula con el valor del quintal y llega a USD 22.

Según el reglamento que rige al Consejo Consultivo del Maíz, en noviembre próximo deberá realizarse una nueva reunión entre autoridades, agricultores e industriales para una revisión del precio.

Pero Ubilla prevé convocar la cita para septiembre, que es cuando se inician las cosechas de verano, que implican entre 20 000 y 30 000 hectáreas, mientras que en las cosechas de invierno alcanzan las 220 000.

En relación con el arroz, el funcionario manifestó que la emisión del acuerdo demoró porque primero se difundió el tema a más de 500 productores. En el último mes la saca de arroz se ha vendido en alrededor de USD 30, según la Corporación de Industriales Arroceros del Ecuador (Corpcom).

Juan Pablo Zúñiga, presidente del gremio, cree que es positiva la eliminación de la franja porque restaba competitividad al sector.