Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 5 de agosto del 2021
Juicio político a Pablo Celi pasa al Pleno, pero sin…
Más gente se volcó a laborar en las ‘app’ de transpo…
Cinco temas requieren de atención urgente en el Conc…
Roberto Custode: ‘Quito requiere mayor tecnología en…
Alarma por alto índice de desnutrición infantil en Ecuador
El turista irá a las playas y destinos andinos en feriado
Brasil supera la marca de los 20 millones de contagi…

Gobierno retira propuesta de creación de Directorio del BCE y plantea crear dos Juntas, en proyecto de defensa de la dolarización

El consumo de los hogares, las importaciones y la inversión pública y privada serán los rubros que más se contraerán este año, según el Banco Central. Foto: archivo / EL COMERCIO

El consumo de los hogares, las importaciones y la inversión pública y privada serán los rubros que más se contraerán este año, según el Banco Central. Foto: archivo / EL COMERCIO

El Gobierno busca destrabar el tratamiento del proyecto de Ley que, según argumenta, busca fortalecer el sistema dolarizado e inyectar independencia en el manejo de la política monetaria del país. Foto: Archivo / EL COMERCIO 

El proyecto de Ley de defensa de la dolarización que remitió el Ejecutivo hoy, 25 de marzo del 2021, a la Asamblea retiró la propuesta de crear un Directorio para el Banco Central del Ecuador, pero propuso, en su lugar, dividir a la Junta de Regulación de la Política Monetaria y Financiera en dos: una Junta Monetaria y otra Junta Financiera.

Cada Junta tendrá cinco miembros elegidos por la Asamblea. El Banco Central tendrá un gerente nombrado por la Junta Monetaria.
Según la iniciativa legal, la Junta Monetaria estará a cargo, entre otros, de fijar las tasas de interés.

Mientras tanto, propone que la Junta Financiera esté a cargo de los temas crediticios y financieros.

Con ello, el Gobierno busca destrabar el tratamiento del proyecto de Ley que, según argumenta, busca fortalecer el sistema dolarizado e inyectar independencia en el manejo de la política monetaria.

En dos proyectos iniciales, el Gobierno planteó para crear dos directorios: uno para la Junta y otro para el Banco Central, cuyos miembros sean elegidos por la Asamblea de una terna enviada por el Ejecutivo, pero ambas propuestas legales fueron rechazadas.

El proyecto de Ley enviado hoy es el tercer intento del Ejecutivo por aprobar un cambio al manejo de la política monetaria y financiera del país.

La aprobación de esta normativa es parte de las metas acordadas en el programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De hecho, la reforma es condición del desembolso de USD 400 millones por parte del multilateral, previsto para abril próximo.

¿Cómo funciona actualmente la regulación?

Actualmente, la Junta de Regulación Monetaria y Financiera es el máximo organismo de regulación de los sectores bancarios, valores y de seguros. Define desde la regulación secundaria para los sectores hasta las tasas de interés.

Hoy está compuesta por ministros, secretarios de Estado y un delgado del Presidente de la República. El Banco Central tiene un gerente, nombrado por la Junta.

¿Cómo protege esta Ley la dolarización, según el Gobierno?

El Gobierno ha señalado que es necesaria una gestión independiente y técnica para evitar que el Gobierno de turno interfiera en la administración de los recursos del Banco Central, que son de terceros: depósitos de depositantes bancarios, de cooperativas, de la seguridad social, entre otros actores.
Marcos López, presidente de la Junta de Regulación de Política Monetaria y Financiera, lo explica.

El funcionario señala que el Banco Central del Ecuador administra unos 12 000 millones de esos segmentos públicos y privados, pero solo cuenta con unos USD 5 000 millones para responder con recursos líquidos.

El resto está en una cuenta por cobrar en bonos, papeles, acciones que no ha honrado el Ministerio de Finanzas y que no se puede hacer líquido de un momento a otro, en caso de los depositantes lo soliciten.

Es decir hay un hueco de entre USD 6 000 y 7000 millones. Esta situación se generó a partir del 2012 y, especialmente, desde 2014, cuando el precio del crudo cayó y el Ministerio de Finanzas comenzó a tomar parte de la liquidez del BCE.

Verónica Artola, gerente del BCE, explicó el mes pasado que ese déficit que existe sí ha generado problemas al Banco.

La funcionaria dijo que, en abril del 2020, en un solo mes, diferentes actores de la economía demandaron de bóveda USD 1 500 millones y en ese momento la reserva era de solo USD 1 800 millones, con lo cual yo tenía solo 300 millones para pagar deuda externa, importaciones, combustibles y no fueron suficientes.

“Necesitaba de 2 500 millones a 3 000 millones, por lo que tuvimos que buscar créditos urgentes. Ahora los bancos tienen un encaje muy grande, están sobreencajados por más de 4 000 millones (…). Por eso, es importante tener esos recursos de manera líquida y tener fuertes reservas”, dijo.