Los Ríos afronta una ola de violencia: 57 crímenes, …
La unificación de los puntos de vacunación en Quito …
La vuelta al convenio del Ciadi es clave para la rut…
Sector turístico en Quito espera una leve recuperaci…
La Asamblea Nacional se enfocará en las reformas económicas
Economía y legalización, principales necesidades de …
Maduro crea una comisión para hacer una ‘revol…
Duterte amenaza con la cárcel a quien rechace la vac…

La Contraloría predeterminó una glosa por USD 1 233 millones por Refinería del Pacífico; seis funcionarios deben presentar descargos

El proyecto de la Refinería del Pacífico debía levantarse en Manabí. Foto: archivo / EL COMERCIO

La Contraloría General del Estado prederterminó una glosa solidaria de USD 1 233 millones por las pérdidas generadas para el Estado por el fallido proyecto de la Refinería del Pacífico, que debía levantarse en Manabí.

En el listado de responsables constan seis altos funcionarios públicos y una empresa extranjera, quienes deben responder por iniciativa que no llegó a concretarse.

Los funcionarios señalados y la empresa deben presentar sus descargos a la Contraloría, antes de que el monto sea ratificado. Para ello tienen un plazo de 60 días.

La Contraloría aún se encuentra en la fase de notificación que arrancó hace unas semanas.

La predeterminación de la glosa es resultado de una auditoría que realizó el organismo de control al proyecto, cuyos resultados se conocieron en octubre del 2020.

Según ese informe, el proyecto se paralizó por ausencia de financiamiento. El exvicepresidente de la República de la época y el directorio de la empresa pública Refinería del Pacífico (RDP) no consiguieron el tercer socio estratégico y financista, que aporte recursos suficientes para finalizar la refinería valorada en más de USD 10 000 millones.

Las instancias de dirección de la empresa pública tampoco exigieron a la compañía Petróleos de Venezuela (PDVSA) el cumplimiento de sus aportes, como socio propietario del 49% de las acciones de la RDP.

Para cubrir las obligaciones, Petroecuador desembolsó valores que superan en 5 veces el monto de capital autorizado. Así, se transfirieron recursos públicos por cerca de USD 1 000 millones, que en 2017 fueron registrados contablemente como “cuentas por pagar accionistas”.

La auditoría también señala que en el sitio del proyecto se ejecutaron obras tempranas en terrenos, vías de acceso, campamento habitacional, preparación del sitio de implantación, fases de visualización, ingeniería conceptual e ingeniería básica.

Sin embargo, la infraestructura está abandonada y no recibe mantenimiento, “evidenciando falta de planificación en su ejecución y el uso ineficiente de las asignaciones”.

La inversión incluyó la construcción del acueductoLa Esperanza’, que se utiliza para dotar parcialmente de agua cruda a las poblaciones aledañas.

Las condiciones operativas en las que trabaja esa infraestructura no garantizan el desempeño correcto de los equipos instalados, ni su integridad mecánica, eléctrica y electrónica, generando riesgos para instalaciones no aseguradas, dijo la entidad de control.