Agenda de fiestas de Quito para este 30 de noviembre
Emergencia zoosanitaria por influenza aviar se decla…
Marco López sobre Seguros Sucre: Todavía no tenemos …
Balaceras persisten en Flor de Bastión en Guayaquil
Mercados de Quito desfilan por las fiestas de Fundación
Este es el horóscopo quiteño según el Ministerio de Turismo
Volcán Cotopaxi registra señal sísmica este 30 de noviembre
En fiestas de Quito así trabajarán los bancos privados

Biess analiza aumentar a 30 años el plazo de los créditos hipotecarios

Los afiliados y jubilados deben realizar el trámite del crédito hipotecario de forma mixta: por internet y algunos trámites presencialmente. Foto: Archivo / EL COMERCIO.

Un mayor plazo y cuotas de menores montos son la alternativa que el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) quiere brindar a los afiliados y jubilados que acceden a los créditos hipotecarios.

La entidad trabaja en la propuesta de incrementar el plazo de este financiamiento. De esa forma, pasarán de un tiempo de cancelación de hasta 25 años a uno de hasta 30 años, explicó Iván Tobar, gerente general de la entidad.

“Esto incentivará, de forma importante, el deseo de los afiliados de adquirir una vivienda, sobre todo cuando tienen edades más tempranas y se incorporan al mercado laboral, ya que la cuota se equipara con la figura del pago de un arriendo”, explicó Tobar. Esta iniciativa se discute actualmente en el Directorio del banco y se espera que se pueda concretar en septiembre de 2022.

Plazo promedio es de 25 años

A raíz de la pandemia, las necesidades crediticias han ido cambiando por la situación económica de afiliados y jubilados. Eso se ha evidenciado principalmente en este 2022, ya que las personas prefieren un plazo mayor para cancelar sus créditos. En el caso de los préstamos hipotecarios, el monto promedio otorgado es de USD 58 751 y el plazo promedio es de 25 años.

“Hemos visto que se extendió un poco el tiempo, a comparación del 2021. Cada vez, muchos más afiliados y jubilados tienen plazos un poco más largos”, comentó el gerente. Para el analista económico Jorge Calderón, en un contexto económico complicado como el actual, “es favorable tener una planificación financiera a largo plazo y que las cuotas de los créditos no resulten onerosas”, afirmó.

No obstante, recalcó que a más plazo también será mayor el monto por los intereses a pagar. Los créditos hipotecarios tienen tasas de interés variables, dependiendo el subproducto. Estas arrancan en 5,99%. En este 2022, afiliados y jubilados han solicitado créditos inmobiliarios principalmente para la adquisición de vivienda terminada. Esta alcanzó el 86,5% de la colocación crediticia.

En préstamos entregados para compra de vivienda, 86% es para inmuebles de hasta USD 90 000; es decir, del segmento de interés social (VIS) y de interés público (VIP). El resto va a viviendas de montos superiores. Tobar explicó que la colocación de créditos de estas últimas se ha incrementado paulatinamente. Esto debido a las mejoras en los tiempos de concesión de estos créditos. Antes, el tiempo que se requería para la constitución de una hipoteca superaba los 170 días. Ahora, se ha logrado reducir a unos 50 días promedio y, en algunos casos, hasta 20 días, aseguró la entidad.

El objetivo es recuperar participación en el mercado

Este 2022, la meta de colocación de créditos hipotecarios es de USD 752,4 millones. La cifra es 30% mayor al monto neto entregado en 2021. Según datos del Biess, hasta agosto ya se ha alcanzado el 57% de la meta prevista. Tobar destacó que los créditos hipotecarios otorgados por la entidad representan el 40% de la colocación total del mercado hipotecario. “Vemos que realmente vamos recuperando parte de la velocidad que el banco tuvo hace unos cinco años”, dijo.

Por ejemplo, en 2016 la participación de hipotecarios del Biess era del 60%. En 2018 empezó a perder terreno al colocar el 50% de los préstamos de este segmento y la banca privada ganó espacio. De todas formas, Tobar considera que hay una oportunidad de competencia, incluso con las cooperativas, para mejorar las condiciones de financiamiento en beneficio de los usuarios.