2 de enero de 2019 09:14

Un año de angustia y dolor tras la desaparición de Nathaly Salazar

El cuerpo de la joven española de origen ecuatoriano Nathaly Salazar es buscado en un río en el Cuzco Perú. La imagen de la joven apareció en redes sociales tras reportar su desaparición. Foto: Captura de pantalla

El cuerpo de la joven española de origen ecuatoriano Nathaly Salazar fue buscado en un río en el Cuzco Perú en el 2018. La imagen de la joven apareció en redes sociales tras reportar su desaparición. Foto: Captura de pantalla

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Diego Bravo

La desaparición de la ecuatoriana - española Nathaly Salazar Ayala, cumple un año este miércoles 2 de enero del 2019. Lo último que se supo de ella fue que viajó a la localidad turística de Maras, ubicada en el valle Sagrado de los Incas, en el sur del Perú, para conocer los proyectos turísticos que se desarrollan allí y luego montar un hotel en Pifo (oriente de Quito).

Su madre, Alexandra Ayala, continúa consternada porque las investigaciones han sido lentas en el vecino país. Dos hombres fueron detenidos en el Cuzco. Se trata del dueño y un trabajador de un servicio de transporte rústico elevado, similar a un teleférico (o tarabita), que ofrecía a los viajeros una visión panorámica de ese valle. En sus declaraciones, ambos manifestaron que Salazar falleció practicando esa actividad y que arrojaron el cadáver en el río Vilcanota-Urubamba. La Fiscalía peruana aseguró que los sospechosos se contradijeron al recordar las circunstancias en torno al traslado del cuerpo y cómo lo colocaron en el río.

A la madre se le quiebra la voz al recordar lo que ocurrió. Se angustia porque vive en Valencia, una ciudad localizada en el este de España y se le ha dificultado movilizarse a Perú para seguir de cerca el caso. Su esposo, Marcelo Salazar Chango, la acompañó en los viajes que hizo a ese país a inicios del año pasado para buscar a su hija, quien cumplió 29 años el 17 de septiembre. Ahora, ella no puede viajar por problemas de salud, pero sus otras hijas lo han hecho.

En una entrevista con este Diario, Ayala cuenta que nuevas pistas han aparecido. Una es que el palo de 'selfie', que la joven llevó los días que viajó al Perú, fue hallado en la vivienda de uno de los detenidos. Asimismo - añadió la mujer- las autoridades policiales peruanas le informaron que Nathaly no sufrió el accidente, sino que la llevaron al pueblo de Maras para las fiestas que se celebraban allí. Al parecer -según Ayala- su hija no fue arrojada al río como se informó preliminarmente.

Por eso, ella cree que su hija está viva y posiblemente fue víctima de una red de trata de mujeres. “Yo creo que la drogaron y la llevaron a algún sitio, pero nunca me creyeron”. Su preocupación es mayor cuando se enteró que la turista norteamericana, Carla Valpeoz, de 35 años, desapareció en el mismo sitio que su hija, el pasado 12 de diciembre.

Lo último que se supo de la extranjera fue que estuvo en el Cuzco y se desconoce su paradero. Fue vista por última vez cuando salió del hotel para visitar el Parque Arqueológico Pisac, ubicado en el distrito del mismo nombre, en la provincia de Calca. Medios de comunicación peruanos han informado que agentes del FBI se encuentran en el vecino país para colaborar en las indagaciones.

“Estamos en contacto con el hermano de Carla y nos informa todo. Le hemos entregado información documentada sobre lo que hemos vivido y les pasa lo mismo, igual que a nosotros”, manifestó Ayala.

Ella espera que se termine de reconstruir el teléfono celular de Nathaly, el cual fue enviado a España para las pericias técnicas. Una vez que el aparato sea reparado completamente, el objetivo será conocer la última ubicación de la chica el día de su desaparición en Perú. “En el caso de mi hija, al teléfono le cambiaron de chip y estaban ocupándolo como cinco días. En la otra desaparición (de Carla) pasó lo mismo”, precisó Ayala.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (1)