Juez analiza validez del proceso judicial del caso L…
Congreso peruano rechaza moción para destituir al pr…
Informe de la Contraloría sorprendió a la Asamblea
Campaña invita a donar para los más vulnerables
IESS espera llegar al 80% de abastecimiento de medic…
Noruega reintroduce la mascarilla en interiores y li…
Biden amenaza a Putin con sanciones si ataca Ucrania
No hay razones para que fallen las vacunas ante Ómic…

Victoria judicial en Corte Suprema de EE.UU. para movimiento antiaborto

Un grupo de personas se manifiestan en contra y a favor del aborto frente al Tribunal Supremo estadounidense en Washington D.C, Estados Unidos, el 25 de junio del 2018. Foto: EFE

Un grupo de personas se manifiestan en contra y a favor del aborto frente al Tribunal Supremo estadounidense en Washington D.C, Estados Unidos, el 25 de junio del 2018. Foto: EFE

Un grupo de personas se manifiestan en contra y a favor del aborto frente al Tribunal Supremo estadounidense en Washington D.C, Estados Unidos, el 25 de junio del 2018. Foto: EFE

La Suprema Corte de Estados Unidos dio el martes, 26 de junio del 2018, una victoria a los opositores al aborto, al decidir contra una ley de California, que impone a los centros antiaborto informar a sus clientas embarazadas de la posibilidad de una interrupción del embarazo en otro lugar.

Tal ley viola la Constitución, consideró el alto tribunal en una decisión tomada por una mayoría de cinco jueces contra cuatro.

La ley californiana apuntaba a imponer restricciones a los centenares de “centros de crisis del embarazo”, administrados por cristianos y conservadores, que existen en el estado.

Con el pretexto de asesorar y asistir a las mujeres que no desean quedar embarazadas, estos centros, cuyo personal a menudo utiliza blusas blancas y en los que se puede encontrar material para ecografías obstétricas y ropa para recién nacidos, intentan sobre todo convencerlas de no abortar.

Calificados por sus críticos como “falsas clínicas”, son acusados de hacer creer a las mujeres que pueden disponer en ellos de varias opciones médicas, incluida una operación de interrupción del embarazo.

California impuso a estos organismos privados la obligación de informar a las mujeres que pueden practicarse un aborto o disponer de métodos anticonceptivos de manera gratuita o a precio reducido en otros centros, subvencionados por el Estado.

Los militantes “Pro vida”, opuestos al derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, habían denunciado en marzo pasado esta ley de 2015, de inspiración demócrata, argumentando que violaba su derecho a la libertad de expresión, garantizado por la primera enmienda de la Constitución.

La decisión del martes del máximo tribunal puede tener repercusiones fuera de las fronteras de California, mientras el país conoce un auge de las movilizaciones contra el aborto desde la llegada de Donald Trump a la presidencia.

Suplementos digitales