Imágenes: Quito repara los daños que quedaron por el paro
Cuenta regresiva
El Gobierno tiene la oportunidad para reconciliar po…
La reactivación económica depende de tres tareas
El subsidio a los combustibles pasará los USD 3 000 millones
Britany, Mhia y Linda, niñas apasionadas por el reciclaje
Jóvenes diseñadores crearon prendas llenas de color …
Una experiencia en 3D por cascadas y zonas del turis…

Ucrania acusa a Rusia de bloquear la evacuación de civiles en Mariúpol

Obstáculos en una carretera que conecta con Mariupol. Foto: Europa Press

El Gobierno de Ucrania acusó a las fuerzas rusas de bloquear la evacuación de civiles de Mariúpol, una ciudad de la zona sureste del país cuya conquista es clave para las aspiraciones de Rusia de unir territorialmente Crimea con los territorios rebeles del Donbás.

Las Fuerzas Armadas de Ucrania denunciaron en redes sociales el incumplimiento de los compromisos y supuestos ataques en plena evacuación, en una alerta a la que se ha sumado, entre otros, el presidente Volodimir Zelenski.

El mandatario señaló que Mariúpol está «bloqueada», «agotada» de por el asedio de las tropas rusas y de los rebeldes aliados. «Es una tortura deliberada. Los invasores han cortado deliberadamente las comunicaciones, bloqueado la entrega de comida, el suministro de agua. Desconectado la electricidad», dijo en un nuevo vídeo.

Zelenski ha puesto como ejemplo de estos abusos la muerte de un niño por deshidratación, «quizás por primera vez desde la invasión nazi». «Escuchadme, queridos aliados. Un niño ha muerto deshidratado. ¡En 2022!, ha enfatizado.

El ministro de Exteriores, Dimitro Kuleba, también aseguró que Rusia incumplió unos planes de evacuación en los que también colabora el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), lo que se traduce en «300.000 civiles rehenes en Mariúpol».

«Un niño murió ayer deshidratado. Los crímenes de guerra forman parte de una estrategia deliberada de Rusia», lamentó Kuleba, en un mensaje en Twitter en el que ha instado a la comunidad internacional a exigir a Moscú que respete los corredores humanitarios.

La situación dentro de Mariúpol es confusa, ya que apenas hay conexiones ni suministros. Médicos Sin Fronteras (MSF) confirmó la falta de calefacción y de agua, hasta el punto de que se recoge nieve y agua para poder beber, lo que explicaría la deshidratación sufrida por la población civil.